Caminar o utilizar la bicicleta es la mejor forma de no contaminar el aire. Si la distancia a recorrer es muy grande, utiliza el autobús, el tren o el metro, las emisiones de gases de efecto invernadero y gases contaminantes son menores que en el caso de ir en coche.

A continuación, te damos una serie de consejos para mejorar la calidad del aire que respiramos. 

Globos en aire limpio

Consejos para mejorar la calidad del aire en la calle

Comparte coche

Si es imposible utilizar el transporte público para desplazaros, comparte el coche con tus compañeros de trabajo o amigos que trabajen por la misma zona que tú. ¡Fíjate en la cantidad de espacios vacíos de cada coche que circulan por las calles!

Conduce eficientemente

¡Mantén tu coche a punto y conduce eficientemente! Es muy importante que realices el mantenimiento periódico de tu coche. Por ejemplo, cambiar los neumáticos cuando sea necesario, el aire acondicionado, el filtro del aire y el sistema de escape. Revísalos para conseguir que tu coche contamine lo menos posible.

Además, apaga el motor cuando vayas a estar más de un minuto con el coche encendido, evita aceleraciones y frenadas innecesarias, e intenta no revolucionar demasiado el motor.

Padre con hija en el campo

Consejos para mejorar la calidad del aire en casa

Utiliza eficientemente la calefacción y el aire acondicionado 

  • Ajusta el termostato para que no se supere los 21ºC en invierno, ni baje de 26ºC en verano.
  • Instala dobles ventanas y mejora el aislamiento en los cerramientos.
  • Cierra puertas, persianas y ventanas para estabilizar la temperatura de la casa, y, en verano, ventila la casa en las horas más frescas.
  • Instala toldos.
  • No instales aparatos de aire acondicionado al sol y mantén limpios los filtros y depósitos.
  • Apaga la calefacción una hora antes de dormir y cierra los radiadores de las habitaciones que no se usen.
  • Revisa periódicamente las instalaciones y purga el sistema para evitar la presencia de aire en el circuito.
  • Adquiere aparatos eficientes energéticamente. Descubre los mejores con nuestros Comparadores.

Reduce el gasto energético de tu casa

  • Usa bombillas de bajo consumo.
  • Compra electrodomésticos con etiqueta energética de clase A, A+, A++ ó A+++.
  • Pon la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos y usa programas de agua fría, cuando sea posible.
  • No dejes encendidos, en pausa o enchufados los aparatos eléctricos y pequeños electrodomésticos cuando no se usan.

Enseña a tus hijos, ellos son el futuro

Generar buenos hábitos en los niños como por ejemplo, es una buena forma para que adquieran estos hábitos desde pequeños y sigan haciéndolo de mayores. ¡Predica con el ejemplo!

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest