La ciudad de Lima está más que nunca bajo el punto de mira en temática ambiental. La capital peruana ha puesto en marcha la Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático de la Naciones Unidas (CMNUCC), una reunión importantísima para lograr un acuerdo en 2015 que logre frenar el calentamiento global que sufre nuestro Planeta.

Durante dos semanas (del 1 al 12 de diciembre), la vigésima edición de esta cumbre internacional en la que participan 195 países firmantes supone un paso esencial hacia París, donde se celebrará en 2015 la COP21. El principal objetivo de la cumbre de Lima es redactar un borrador del acuerdo mundial sobre el clima que sea vinculante jurídicamente y que finalmente se firme en la capital francesa. Este acuerdo supondría una continuidad del Protocolo de Kioto.

Es ahora, en Lima, donde se encuentra la oportunidad histórica para abordar el mayor reto al que se enfrenta el planeta. La comunidad mundial deberá presentar sus propuestas y volcar todos sus esfuerzos en estabilizar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a un nivel seguro. Si hablamos de cifras, el límite es mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC.

Pero eso no es todo. Otro de los principales retos de la Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático de la Naciones Unidas es negociar un nuevo modelo de desarrollo económico global que rompa con la adicción a los combustibles fósiles iniciada en la revolución industrial y se encamine hacia un futuro donde las principales fuentes de energía sean las renovables.

Entre otros asuntos que abordarán los diferentes países que participan en la cumbre de Lima se incluyen la reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD+), los Planes Nacionales de Adaptación (NAP) y el Fondo Verde para el Clima.

Sin duda, una parte importante del futuro del planeta se está negociando estos días en Lima. La esperanza es alcanzar un acuerdo clave que nos de la solución definitiva a esta crisis ambiental que vivimos en estos momentos y que amenaza a nuestros ecosistemas y a la propia Humanidad.

Fuentes: un.org / unfccc.int

Author

Escribe un comentario