La piedra de alumbre no es un descubrimiento del siglo XXI. Todo lo contrario: sus bondades ya eran conocidas en la Antigüedad y los romanos la usaban como desodorante ecológico. Es ahora cuando la preocupación por lo natural y lo ecológico pone al mineral de alumbre de nuevo en el punto de mira.

¿Qué es la piedra de alumbre?

Este mineral originario de una piedra volcánica (Traquita Alunífera) se presenta en forma de sal cristalizada y combate de raíz el mal olor producido por las bacterias del sudor. Compuesta por sulfato hidratado de potasio y aluminio potásico, al humedecer la piedra y aplicarla sobre la piel, ésta crea una fina barrera invisible de pequeños cristales de sal mineral, frenando el crecimiento de las bacterias.

Piedra de aluombre

Ventajas del mineral

La piedra de alumbre no tapona los poros de la piel y permite la transpiración natural, algo que los desodorantes convencionales muchas veces no consiguen con sus químicos y perfumes. Además es inodora, de larga duración, no mancha y no irrita la piel. También puede utilizarse después del afeitado o la depilación, gracias a sus propiedades calmantes, cicatrizantes y antiinflamatorias.

Otra ventaja importante, sobre todo para nuestra salud, es que la carga iónica del compuesto de la piedra de alumbre es negativa. Esto significa que el aluminio que contiene de forma natural no penetra nunca en la piel ni llega al torrente sanguíneo. Otros desodorantes del mercado, cuyas cargas iónicas son positivas, hacen que sustancias como el clorhidrato de aluminio lleguen a la sangre. 

Diferentes cosméticos

Otro punto a su favor: la piedra de alumbre es un producto respetuoso con el medio ambiente. No contamina la atmósfera ni el agua, su extracción no supone un proceso de explotación agresivo de los recursos naturales y es 100% ecológica al no contener tóxicos ni sustancias sintéticas.

De esta manera, la piedra de alumbre es una buena alternativa para quienes busquen desodorantes ecológicos que cuiden nuestra salud y la del planeta.

Escribe un comentario