Hasta la fecha, prácticamente el 60% de los municipios catalanes ya disponen de algún sistema de recogida de basura orgánica. No obstante, sólo el 20% (315.000 toneladas) se depositan de forma adecuada, dificultando su posterior reutilización. Según ha afirmado recientemente el conseller de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar, el objetivo para el 2012 es que el porcentaje suba al 55%.

Estos residuos orgánicos están compuestos principalmente por desechos de comida y jardinería y su  correcto reciclaje genera una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. El motivo es que al reciclarlos, en vez de quemarlos, se emplean en otros usos, como abono para campos agrícolas y jardines y generación de electricidad o biogás en determinadas plantas.

Fuentes: Elaboración propia / elperiodico.com / europapress.es / Flickr

Escribe un comentario