Los supercondensadores, también llamados ultracapacitadores, están formados por pares de placas conductivas separadas por un medio dieléctrico. Su funcionamiento es muy similar al de un condensador a gran escala. Sin embargo, el nombre de supercondensador indica su mayor capacidad (medida en Faradios), miles de veces mayor que la capacidad de los condensadores electrolíticos de alta capacidad, pudiéndose cargar y descargar en brevísimos periodos de tiempo. Los EDLC más potentes del mercado llegan hasta los 5.000 F de capacidad.

Historia de los supercondensadores

En los años 80 se desarrolló el primer supercondensador de 1 Faradio. Sin embargo, no fue hasta los años 90 cuando despertó su interés como sistema de almacenamiento de energía aplicable, sobre todo, en el sector de la automoción. Actualmente, los supercondensadores comerciales son de base de carbono con un electrolito de metal alcalino o alcalinotérreo.

Potencia de estos dispositivos

Partes de los supercondensadores

El área de las placas es el factor que más influye en su capacidad. Para aumentarla se puede incrementar su rugosidad e incluso aportarle porosidad. Por eso, el futuro de los supercondensadores son los nanotubos de grafeno, que tienen una porosidad mayor a la del carbono utilizado habitualmente.

Esta porosidad también hace que la velocidad de carga y descarga del supercondensador sea mayor. Aunque la vida útil disminuye con la capacidad, esto no supone un problema, pues se ha visto que la vida media es mayor a 20 años, sin pérdidas apreciables en la tensión.

Baterías VS. Supercondensadores

En realidad, las baterías y los supercondensadores se complementan. Mientras las primeras aportan la energía, los supercondensadores aportan los picos de potencia.

Beneficios de los supercondensadores para el medio ambiente

supercondensador

  • Debido a su funcionamiento, pueden utilizarse en diversos sectores.
  • Suponen una buena alternativa para sustituir las baterías.
  • No presentan elementos tóxicos en su composición.
  • Se ha comprobado que el grafeno, no solo es fácil de reciclar sino que es compostable. Se podría dejar en la tierra junto a otros residuos orgánicos y obtener abono de él.
  • Gracias a su función de carga y descarga, los supercondensadores son ideales para resistir altas subidas de tensión.

Aplicaciones

Panel solar

Tal como mencionamos en las ventajas de los supercondensadores, sus aplicaciones implican diferentes sectores. Por lo tanto, sus características lo hacen muy útil como:

  • Apoyo energético (suavizando la energía, cubriendo picos de demanda sin generar sobrecargas a la red eléctrica y cubriendo interrupciones de suministro de poca duración).
  • Estabilizador de la tensión suministrada por los paneles solares
  • Fuente de energía para el arranque de grandes motores de tanques de guerra y submarinos.
  • Freno regenerativo en camiones diésel y locomotoras.

Por si fuera poco, los supercondensadores se están adaptando muy bien a su uso en coches híbridos, por su gran capacidad y su descarga rápida a 5 kW/kg, siendo viable su uso en sistemas de hidrógeno. Podemos encontrar algunos ejemplos de la utilización de esta tecnología de almacenamiento de energía en autobuses de Barcelona, así como en otras ciudades de China y Estados Unidos.

Coche híbrido y su relación con los supercondensadores

¿Será esta tecnología la que permitirá el definitivo abandono de los combustibles fósiles en el sector de la automoción? Comparte tu opinión en el área de comentarios.

Escribe un comentario