Muchos de los tejados de los edificios declarados patrimonio de la Unesco en Venecia están cubiertos por unas tejas curvas marrones que, con la energía del sol, son capaces de generar electricidad de forma limpia. Son la mejor alternativa a los paneles solares en una ciudad donde existe una estricta normativa de protección de edificios históricos. La ventaja de las tejas solares es que no rompen la estética de los tejados.

A priori, la tecnología e inversión de tejas solares fotovoltaicas y térmicas resulta bastante costosa, sobre todo si la comparamos con los paneles convencionales. Sin embargo, la inversión se amortiza pocos meses después gracias al gran ahorro producido en las facturas de luz y gas.

La mayoría de los fabricantes de tejas solares ponen todos sus esfuerzos en elaborar tejas que sean flexibles para que se adapten a todo tipo de tejados y que estéticamente sean lo más parecidas a las tejas convencionales. Deben ser también resistentes, eficientes y fáciles de montar.

Un ejemplo son las tejas solares de “TechTile” con PLEXIGLAS® de Rem Energies, la misma marca que están utilizando en Venecia. A primera vista parecen tradicionales tejas de barro, pero en su interior llevan células fotovoltaicas y módulos solares térmicos que sirven para calentar el agua. Según sus promotores, un tejado orientado al sur con un tamaño de 18 m2 y un ángulo de inclinación de 30 grados produce 1.650 kilovatios-hora de electricidad al año.

Otro modelo de teja solar es el Solé Power Tiles de SRS Energy, cuya estética se asemeja a un tejado colonial. Según la empresa, estas tejas solares pueden generar picos de 500 vatios por cada nueve metros cuadrados. Tegolasolare es otra marca italiana que produce una teja roja de 48 cm2 que incluye cuatro células solares. Según la compañía, un área de 40 m2 cubierta con estas tejas tiene una capacidad de generar 3 KW de energía. Por su parte, la teja C21t de los británicos Solarcentury combina en una sola teja un sistema solar fotovoltaico y térmico. Estas tejas producirían con menos de 7m2 dos tercios de la demanda de agua caliente de una vivienda de tres dormitorios.

 

También hay fabricantes como el sueco «SolTech Energy” que buscan algo más revolucionario con sus tejas de cristal transparente, las cuales aportan un aspecto de hielo en los techos. Sus tejas fabricadas de vidrio calientan el aire limpio que circula por debajo. Ese aire se utiliza después para calentar agua o una habitación entera. El sistema genera alrededor de 350 kWh de calor por metro cuadrado. Sin duda, el futuro de las tejas solares es de lo más prometedor.

Fuentes: Mi energía gratis | Ambientum | Soltech Energy

Escribe un comentario