El consorcio, con base en Munich, ha puesto encima de la mesa una inversión de 400.000 millones de euros y espera empezar a enviar electricidad a Europa en 2015. Para el año 2050 esperan estar exportando el 15% de la electricidad que el continente europeo necesita.

Su presidente, Paul van Son, ha dicho que por fin ha llegado el momento de «convertir la gran idea en realidad» y que para poner en marcha un proyecto de tal envergadura será necesaria la cooperación de «muchas partes y culturas».

¿Y cómo se traerá la energía desde África hasta Europa?, os preguntaréis. Pues bien, según Desertec, construirán enormes campos de energía solar en el desierto del Sahara y utilizarán una tecnología llamada energía solar concentrada que utiliza espejos parabólicos para dirigir los rayos del sol hacia unos contenedores de agua.

El agua, sumamente caliente, dará energía a unas turbinas de vapor que generarán electricidad las 24 horas al día, incluso cuando esté nublado o durante la noche. Posteriormente, la energía se trasladará a Europa a través de unos cables especialmente diseñados para que no se pierda esta energía durante el trayecto.

Los científicos aseguran que éste es un lugar ideal para instalar un proyecto de estas características porque los rayos solares son extremadamente potentes en las zonas de desierto. Así que es posible que en unos años el sol del desierto sea el que alumbre millones de hogares.

Fuentes: Elaboración propia / bbc.co.uk / desertec.org / flickr.com

 

Escribe un comentario