Ahorro energético usando termostato para la calefacción

15 Comentarios

Ahorra en energía y en la factura mensual

Big original 754793867

Yo llevo ya un largo tiempo utilizando un termostato para la calefacción de mi casa familiar, y permite no estar gastando energía tontamente, así como así. Es una aplicación sencilla, práctica, útil y fiable, y que además redunda positivamente tanto en la factura final como en la salud -porque estar con la calefacción altísima, aparte, debilita también las fortalezas físicas del cuerpo-.
Big original 754793867

Utilizo un termostato normalmente a unos 23ºC, una temperatura óptima para estar en casa
Big

Yo dispongo de calefacción eléctrica y esto del termostato es un poco mas complejo pero lo tengo dominado aparte de los termostatos el secreto es la centralita de la calefacción que debes saber graduar a tus necesidades térmicas. Hay otro termostato que no damos valor y lo tiene es el del termo electrico tambien se ha de graduar en invierno y en verano.
Big original copia de ra l nov 2009 019

El termostato me permite estar a gusto en casa sin desperdiciar energía, me parece estupendo y más eficiente que otras tecnologías de regulación de la temperatura, ¡ un saludo!
Big

Yo pongo el termostato a unos 23º.
Big original yo

Además del ahorro energético y económico se consigue mayor comodidad y confortabilidad.
Big

yo lo uso desde que me compre el piso,y genial siempre esta ala temperatura normal,23. y genial... y con ella ahora mucho.
Big capit n carri n

Yo también llevo bastante tiempo usando un termostato digital, que instalé para sustituir el que venía instalado, mecánico, en mi vivienda... supone un gasto muy pequeño y, en contraprestación, los beneficios son palpables desde el primer día, porque no sólo regula la temperatura del hogar con más exactitud, sino que, además, puedes programar en qué momento debe funcionar la calefacción y en qué momento permanecerá apagada. Como digo, en un aparato muy útil que merece la pena tener en tu casa...
Big

Nosotros en casa llevamos muchos años utilizando el termostato, haciendo saltar la calefacción media hora antes de despertarnos, un ratito a mediodia y por la noche un rato antes de los baños, cenas y buenas noches de los niños. La temperatura de confort la ponemos a 19º y no a 21º y nos ponemos 1 jersey más, la manatita al sentarnos en el sofá y pijamas-manta para los niños. De hecho este año todavía no hemos encendido la calefacción, intentamos no ponerla hasta que es estrictamente necesario, por el medioambiente pero principalmente por la factura!
Big

Es indispensable para estar confortable, ni tener frío ni malgastar energía acalorándonos. Entre 21 y 23 según la temperatura exterior en invierno la casa lo agradece... y el cuerpo aún más!