Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Programa Wave Dragon, la fuente de energía para Dinamarca

Desde la antigüedad, el ser humano ha observado a las olas del mar con mucha atención, curiosidad y hasta incluso temor. Por suerte, hoy también las podemos contemplar como una enorme fuente de energía limpia, sostenible y duradera.

La crisis del petróleo del 1973 puso en jaque a Dinamarca y a todo su sector energético. Un hecho del que no se lamentan ni sus ciudadanos, ni las autoridades, ni los investigadores, porque supuso el inicio de una carrera por el desarrollo del sector verde, que ha llevado al país nórdico a ser referente en la materia. Y evidentemente, para una nación con más de 7500 kilómetros de costas, la energía undimotriz o energía de las olas, tenía que ser una prioridad. 

Los daneses, con la Universidad de Aalborg a la cabeza, llevan más de 35 años investigando la capacidad del mar como generador de energía. Fruto de este empeño es el Danish Wave Energy Program cuyo objetivo principal es suministrar a los equipos de investigación todo lo necesario para el estudio y la puesta en marcha de dispositivos reales.

De qué se trata

La energía de las olas es una forma energética con un potencial enorme aún sin explotar. Su funcionamiento es bien sencillo; las olas del mar son un derivado terciario de la energía solar porque es a través del calentamiento de la superficie terrestre como se produce el viento que a su vez genera oleaje. De esta forma, el 0,3% de la energía del sol que llega a la superficie terrestre se transforma en energía undimotriz.

Es asombroso pensar en los dispositivos que absorben la energía de las olas y la convierten en energía eléctrica. El proceso se debe llevar a cabo antes de que rompan las olas. Los datos más recientes desvelan que las olas del mar son capaces de generar 3 TW de potencia, lo que se traduce en el 15% del consumo eléctrico a nivel mundial.

Sin duda alguna, el proyecto Wave Dragon es el mejor ejemplo de cómo la energía undimotriz puede llegar hasta nuestras casas. Este prototipo a gran escala se lanzó en 2003 y fue el primer dispositivo de energía undimotriz conectado a la red eléctrica del mundo. Además, batió el record mundial al ser capaz de abastecer electricidad durante más de 20.000 horas. Y lo más importante, tiene un impacto medioambiental mínimo, con una altura de menos de 7 metros que en muchas ocasiones resulta invisible desde la costa.

Desafíos que inspiran

Hay dos grandes retos detrás del desarrollo de la energía undimotriz. Por un lado, los dispositivos deben estar diseñados para soportar las condiciones más extremas del mar (tormentas, corrosión, mareas…). No obstante, los dispositivos absorben la energía en condiciones normales, lo que nos lleva a invertir muchos más recursos en la instalación de lo que realmente sería necesario.

Y por otro lado, a partir de cierta escala o tamaño de los dispositivos, las pruebas hay que llevarlas a cabo en mar adentro para poder saber cómo funcionan in situ. Lo que supone un enorme coste de montaje e instalación, planificación de las mareas y permisos burocráticos.

Energía en positivo

Si observamos a las olas del mar con paciencia, veremos como reciben la energía, la transportan y almacenan. De esta manera tan natural, las olas son capaces de llevar hasta nuestras costas toda su potencia en grandes cantidades y sin descanso, ya que el oleaje nunca deja de estar activo. Además, son una fuente energética muy concentrada, con mucha más densidad que la energía solar o eólica.

Por otro lado, la energía undimotriz permite usos alternativos como la producción de hidrógeno o la obtención de agua potable del mar, muy necesaria en las islas. Y por supuesto, genera empleo sostenible en el futuro, revitalizando sectores muy deprimidos actualmente como el de los astilleros.

Dónde encontrarla

Europa es uno de los sitios más ricos del mundo en energía de las olas. Solo lo superan algunas zonas de América del Sur y de las Antípodas. Si observamos el mapa de nuestro continente, Portugal, Escocia, las Islas Canarias… son algunos de los lugares donde más energía undimotriz se podría obtener. Por supuesto, Dinamarca cuenta con una zona muy importante para explorar este tipo de energía situada en la costa este de Jutlandia, donde se han realizado la mayoría de los estudios, como es el caso de Wave Dragon.

Algunas de las imágenes que aparecen en este vídeo han sido cedidas por Wave Dragon

¿Qué te ha parecido el artículo «Programa Wave Dragon, la fuente de energía para Dinamarca»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018