En un futuro no muy lejano podremos recargar nuestro coche híbrido o eléctrico de diferentes maneras: bien cuando esté aparcado (sistema estacionario) o cuando esté en marcha (sistema dinámico). Empresas como Toyota Motor Corporation, HEVO Power y Bosch Automotive Service Solutions junto a Evatran trabajan en los dispositivos estacionarios, mientras otros como Qualcomm-Halo centran sus esfuerzos en desarrollar modelos de recarga dinámicos. En general, los resultados son muy prometedores y demuestran que la eficiencia obtenida con las ondas es equiparable al cable.

Toyota da un paso más y pasa a la práctica. La marca japonesa ha comenzado las pruebas de verificación de su nuevo sistema inalámbrico de carga en la prefectura de Aichi (Japón) y más adelante hará lo mismo en Estados Unidos y Europa. El objetivo: probar su eficiencia, corregir errores y comercializarlo de forma masiva.

El dispositivo con el que trabaja Toyota transmite electricidad a través de la resonancia magnética resultante de los cambios de intensidad del campo magnético entre una bobina sobre el suelo del aparcamiento (transmisora) y otra en el vehículo (receptora). Para evitar la pérdida de eficiencia que puede provocar una mala alineación entre el vehículo y la superficie de carga, Toyota ha diseñado un sistema inteligente de asistencia en el aparcamiento para que el conductor pueda estacionar siempre en una posición de carga óptima, bien en batería o en línea.

Dentro de poco, cargar la batería de nuestros coches eléctricos o híbridos será tan sencillo y práctico como aparcar cerca de un cargador integrado en un domicilio o en un aparcamiento público. Y todo sin conectar un solo cable.

Fuentes: Toyota

Escribe un comentario