Emisiones contaminantes de los cochesLos equipos energéticos más utilizados para generar energía mecánica para poner en marcha los vehículos son los motores de combustión interna que utilizan combustibles fósiles para su funcionamiento. Sin embargo, la utilización de estos motores genera la emisión de contaminantes a la atmósfera.

Entre las emisiones contaminantes de los coches se encuentran el dióxido de carbono (CO2), el monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos no quemados (HC), compuestos de plomo, anhídrido sulfuroso y partículas sólidas.

En la Unión Europea, los medios de locomoción son responsables del 25 % de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), del 87 % de las de monóxido de carbono (CO) y del 66 % de las de óxidos de nitrógeno (NOx). Esta contaminación, además de contribuir al calentamiento global, provoca problemas en la salud de los habitantes de algunas ciudades.

No todos los vehículos emiten los distintos tipos de contaminantes en la misma proporción, dependerá del tipo de motor que se utilice y si usan gasolina o diesel. Los vehículos de gasolina emiten principalmente monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos y compuestos de plomo. Mientras, los vehículos que utilizan diesel emiten partículas sólidas en forma de hollín que da lugar a los humos negros, hidrocarburos no quemados, óxidos de nitrógeno y anhídrido sulfuroso procedente del azufre contenido en el combustible.

Información al ciudadano

En España, el Real Decreto 837/2002, transpone la Directiva Europea sobre etiquetado energético y tiene por objeto que se proporcione a los consumidores información relativa al consumo de combustible y a las emisiones de CO2 de los turismos en territorio español. De esta forma, los consumidores pueden elegir el coche adecuado considerando las emisiones de los mismos. Es obligatoria la colocación de una etiqueta sobre el consumo de combustible y emisiones de CO2 de forma claramente visible en cada  modelo de turismo nuevo.

Por ello, es muy importante que os aseguréis y tengáis en cuenta la etiqueta energética a la hora de comprar un coche, para así poder elegir el que menos emisiones contaminantes emita y además de adquirir hábitos de conducción eficiente.

Fuentes: TwenergyIDAE / monografias / Flickr

Author

Escribe un comentario