Categoría

Huella ecológica

La huella ecológica es un indicador que nos permite medir la demanda del hombre sobre los recursos del planeta y el impacto que sobre éste puede tener un determinado modo o forma de vida. Conocer nuestra huella es clave para saber si nuestra manera de vivir y el tipo de consumo de recursos que realizamos es compatible con la “biocapacidad” del planeta. Para ello existen herramientas para calcular, por ejemplo, la huella de carbono.

Aprende qué es la huella ecológica, qué tipos de contaminación existen, qué hacer para reducir su impacto, y qué es la gestión ambiental.

El comercio electrónico se ha convertido en una parte muy
importante de nuestro día a día. Cada vez compramos más online y además lo hacemos cada
vez desde más lugares y desde más dispositivos. Ahora que nos llevamos nuestros móviles a
todas partes y que estamos conectados en todo momento, gracias al omnipresente WiFi y a
la caída en los últimos años de los precios de las tarifas de navegación móvil, comprar desde
el smartphone nos parece lo más fácil y cómodo del mundo. Es la era del reinado del
ecommerce.

Hay empresas argentinas que no paran de dar pasos en materia de sostenibilidad y medio ambiente. Es el caso de Cervecería y Maltería Quilmes, que en noviembre de 2017 ha inaugurado su primer Maltería Verde que funcionará con energía 100% renovable. Pero Quilmes no es ni mucho menos la única empresa en Argentina con historial en responsabilidad corporativa. Arcor o Unilever lideran los rankings empresariales responsables argentinos.

¿Qué ocurre con la ropa que las grandes cadenas de la industria de la moda producen pero que, por unas razones o por otras, no puede llegar al mercado? Por unas razones o por otras, no toda la ropa que se crea al año se puede vender o se puede – llegado el momento – vestir, lo que hace que se genere un excedente de producto que no es posible aprovechar. Al menos, eso es lo que ocurre cuando se piensa en ello de una forma habitual, dentro de los cauces recurrentes que se emplean para gestionar estos productos. Cuando se piensa ‘fuera de la caja’, lo cierto es que toda esa ropa sobrante puede tener un destino claro y ‘verde’. De hecho, eso es lo que ocurre con la ropa inservible de H&M.

Nuestro mundo está cambiando muy rápidamente. Antes de 2050 más de 2.500 millones de personas vivirán en ciudades y solo con el crecimiento de la industrialización, la demanda de energía subirá un 33%. Urbanización e industrialización son factores de progreso, que van a ayudar a millones de personas a salir de la pobreza. Pero, no nos engañemos, deberemos ser capaces de crear nuevos modelos de desarrollo. No podemos seguir consumiendo tanta energía ni generando tanto CO2 como en el pasado. Hay que crecer, apalancándonos en las tecnologías que nos permitan consumir la energía de forma mucho más eficiente y sostenible y esa es precisamente la misión de Schneider Electric, ayudar a las empresas a dar respuesta al reto energético sin renunciar al crecimiento y a la eficiencia operacional. La sostenibilidad debe ser el objetivo final de cualquier empresa y eso significa que sostenibilidad y estrategia deben ir de la mano.

El transporte de mercancías es una de las mayores fuentes de contaminación

Las emisiones derivadas del transporte suponen la mayor fuente de contaminación de las ciudades y siguen aumentando cada año. Ante esta preocupante realidad, las empresas empiezan a ver las ventajas de realizar una movilidad más sostenible, ya sea por una mayor conciencia del daño que producen estas emisiones o por las restricciones hechas desde los ayuntamientos a los vehículos más contaminantes.

Las energías renovables están de moda en Argentina

Las energías renovables cuentan con un gran potencial para las inversiones en Argentina que avanza como uno de los países más atractivos de la región para invertir en verde. A lo largo de 2018 se pondrá en marcha el plan RenovAr 2.0, y ya está anunciada, aunque sin fecha todavía, la ronda 3.0 de dicho programa. Son los próximos pasos de Argentina para llegar al objetivo previsto de obtener el 20% de su matriz energética a través de fuentes renovables para el año 2025.

¿Cuál es el papel del dirse?

El director de responsabilidad social corporativa, por su acrónimo, dirse, puede ser conocido por diversos títulos, nombres y apellidos: director, responsable o jefe; de RSC/RSE, Sostenibilidad o de Negocio Responsable, entre otros; unido con la pertinaz conjunción «y» a las áreas de: Comunicación, Recursos Humanos, Calidad, etc. ¿A qué es debido semejante maremágnum? ¿Se trata de una cuestión de modas o hay implicaciones substantivas de peso detrás? En este post se pretende contribuir al debate para algunos baladí, para otros, excitante y para los más, un síntoma de los retos a los que se enfrenta la función.