Los cosméticos naturales presentan muchas ventajas y beneficios, y no hablamos estrictamente de la belleza, hablamos de la salud:

Adiós a los químicos

Tal vez te parezca de pitufo gruñón quejarse permanentemente de los químicos, pero cuando descubres que las cremas de toda la vida están elaboradas con derivados del petróleo que obstruyen los poros de tu piel (y la de tus hijos) y la perjudican más que beneficiarla, empiezas a pensártelo.

Y no sólo las cremas: también pastas dentales, geles, champús, pintalabios, perfumes, desodorantes… y una larga lista están elaborados con una mezcla explosiva de parafinas, derivados del petróleo, alquitrán (derivados del carbón), parabenos, siliconas o materias primas de origen animal.

Esto se debe a que mantienen alejadas las bacterias, dan textura a los productos y, básicamente, la respuesta del millón: son más baratos. La propia OCU ha reconocido que “aunque la ley permite los parabenos en determinadas concentraciones, es mejor evitar algunos”. Si no te comerías esa mezcla, ¿por qué echártela sobre la piel (y que se absorban y pasen directamente a tu torrente sanguíneo)?

Un consejo: lee la lista de los ingredientes de tus productos cosméticos. Tu perspectiva nunca más será la misma.

Hola a los productos naturales

Los cosméticos naturales emplean sólo ingredientes orgánicos, procedentes del cultivo biológico y alejados de las sustancias químicas más agresivas. Es decir, se trata de una cosmética completamente controlada por normativa, alejada del estereotipo hippy de la máscara de pepinos sobre los ojos (que también) que podamos tener.

Estos geles, cremas, dentífricos, protectores solares, sombras de ojos… ecológicos huyen de productos químicos o genéticamente modificados, así como de fragancias artificiales o colorantes. Como todos sus componentes son naturales, llaman la atención por su textura y olor más suave que resulta totalmente diferente a lo que hemos conocido hasta ahora.

Por supuesto, para pieles sensibles o alérgicas, son una estupenda solución.

Cuidamos el planeta

Los cosméticos naturales y ecológicos también ayudan al medio ambiente. Para empezar, sus productores recurren para su elaboración a fuentes de energía renovables, con menos agua y menos residuos, lo que reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

Además, las plantas que se han empleado en su elaboración son cultivadas sin el uso de pesticidas ni herbicidas químicos, por lo que evitamos esa contaminación para el medio ambiente.

Asimismo, está certificada. Los sellos “Nature”, “Ecocert”, “Ecocontrol”, “Cosmebio”… garantizan el empleo de productos orgánicos. Y no hay que olvidar otro detalle importante: en su elaboración, no ha habido maltrato animal pues son productos que no se testan en animales.

… Y a los productores

Muchas de las organizaciones productoras de cosméticos naturales y ecológicos siguen los principios del comercio respetuoso con los productores, utilizan las técnicas de la agricultura ecológica, e impulsan por ejemplo proyectos que facilitan el acceso al trabajo de las mujeres.

Author

Escribe un comentario