1. Elige productos frescos y de temporada.

Para estas fechas puedes confeccionar tus postres con frutas de invierno, por ejemplo con naranjas, mandarinas, limones, uvas, kiwis o granadas. Una buena idea es hacer brochetas con ellas. En cuanto a las verduras, las mejores para esta época son las alcachofas, las berenjenas, las espinacas, la col, el repollo o la lombarda, entre otras. Perfectas para hacer riquísimas ensaladas.

2. Acude a productores locales y pequeños comercios donde vendan productos de proximidad.

Los productos de kilómetro cero garantizan una procedencia local que disminuye sustancialmente su impacto sobre el planeta. Y por lo general, suelen ser alimentos de mayor calidad.

3. Evita abusar de carnes y pescados.

Su huella ecológica es mayor que otros tipos de alimentos, sobre todo si hablamos de carne. Utiliza verduras, frutas y legumbres cuya huella ecológica es mucho menor.

Bacalao, pescado sin peligro de extinción

4. Compra pescado con el sello MSC.

Si consumes pescado, fíjate bien en que el producto que compres lleve el sello MSC, el cual garantiza unas prácticas responsables. La pesca incontrolada destruye los ecosistemas marinos y perjudica a otras especies que son capturadas sin miramientos. Un buen pescado para estos días festivos es el bacalao, una especie que afortunadamente no está en peligro por la sobreexplotación.

5. Compra productos con etiqueta ecológica.

Aunque suelen ser más costosos, intenta incluir en tu cesta de la compra productos con la etiqueta ecológica. De esta forma, garantizas estar consumiendo un alimento que se ha producido de forma sostenible y respetando la naturaleza, en el que no se han utilizado pesticidas ni fertilizantes químicos y en el que los animales han sido cuidados correctamente. Un sello que te otorga esta garantía es la Eurohoja.

Producto ecológico en el menú de Navidad

6. Compra productos de comercio justo.

Si eres goloso, prueba turrones, mazapanes, bombones y otros dulces navideños de comercio justo o ecológicos. Sus ingredientes son más sanos y prometen un bocado exquisito.

7. No tires comida a la basura.

Las Navidades son una época de excesos en todo los sentidos, también gastronómicamente. A la hora de preparar el menú, calcula bien la cantidad que vayas a consumir y guarda el resto para otra ocasión.

Escribe un comentario