Con moda ética se suele entender un enfoque nuevo y diferente a la industria de la confección, basado en los principios de sostenibilidad en el sendito medioambiental, social y ético. Los productores que eligen la moda ética (o crítica) utilizan por ejemplo fibras naturales, materias primas orgánicas, tintes vegetales, telas y otros materiales procedentes de reciclaje o recuperación. Moda crítica significa también ocuparse de que la cadena productiva se desarrolle respetando el medio ambiente y los derechos de los trabajadores.

El objetivo de los diseñadores y productores de moda ética es crear conciencia y alentar al consumidor a elegir de forma responsable la moda. Siendo ésta un ámbito que cuenta con varias zonas de sombra desde el punto de vista de la sostenibilidad: fuerte impacto ambiental que produce el aprovisionamiento de grandes cantidades de materias primas, así como la gran cantidad de desechos y residuos que genera; el traslado de la producción al extranjero con lo que eso conlleva, aumento de la huella de carbono de las prendas e incluso situaciones de abuso sobre los derechos de los trabajadores…

El interés por la moda ética se ha desarrollado a partir de artesanos y pequeños productores y ha ganado interés entre los consumidores hasta llegar a afectar, desde hace unos años, incluso a las grandes firmas de la moda.

Milán es una de las capitales de la moda y ofrece un punto de vista privilegiado sobre esta evolución: “So Critical So Fashion” es el primer evento italiano dedicado a la moda ética y tiene lugar cada año en Milán, coincidiendo con la Semana de la Moda.

So Critical So Fashion tuvo este año más de 60 expositores participantes: diseñadores de moda, pequeñas empresas, asociaciones y cooperativas sociales. Entre las propuestas destacan las líneas de ropa en fibras orgánicas y las colecciones basadas en la recuperación y reutilización de materiales de desecho. Muchos expositores proponen accesorios, bolsos y joyas hechos con materiales reciclados de todo tipo, como viejos neumáticos, cremalleras, componentes electrónicos, etc. En unos casos, el enfoque en la sostenibilidad se realiza en el sentido ético y social, por ejemplo con el empleo de personas pertenecientes a grupos desfavorecidos o con el apoyo y la colaboración con proyectos de producción de moda en países en vías de desarrollo.

Escribe un comentario