Los kits se llaman Ebike 75 y consisten en un motor eléctrico, una nueva rueda, una batería, un controlador y una pantalla display para gestionar el sistema. Según Bruno, Javi y David, creadores del invento, “gracias a los diferentes tipos de motor y batería que utilizamos, nuestro kit se adapta al 99% de las bicis convencionales y otro tipo de ciclos”.

De esta forma, cada uno puede comprarse el tipo o modelo de bici que más le guste y añadirle el motor eléctrico, una ayuda muy útil en situaciones en las que se necesita un empujón extra, como cuando subimos una cuesta o queremos ir al trabajo en bici sin llegar empapados de sudor. El kit para electrificar la bicicleta se monta fácilmente, es reversible y todos los materiales han sido producidos en España.

A través de la web de Ebike 75 es posible saber qué tipo de kit necesita cada uno según las características de la bicicleta. Hay disponibles dos kits: el Ibex, que permite tracción  trasera y  delantera y es muy ligero; o el Wolf, que ofrece una potencia constante y permite recargar hasta un 20% de batería en movimiento.

Ambos kits eléctricos están homologados para circular por la vía pública con una limitación de 25 km/hora. Para quienes quieran circular más rápido fuera de la vía urbana, hay un modo off road sin limitación de velocidad para su uso en el campo. Los kits incluyen además una aplicación móvil que permite controlar la potencia del motor, conocer las velocidades, las distancias, los tiempos, etc.

Ebike75 ofrece así una alternativa de transporte urbano sostenible que puede animar a muchas personas a dejar aparcado el coche y subirse al sillín. Además de ser más respetuoso con el medio ambiente, es más barato enchufar la batería que llenar el depósito de gasolina. Utilizar una bicicleta eléctrica con el kit supone un coste de apenas 0,10 euros de consumo cada 100 kilómetros. Eso sí, la inversión para su compra es algo más alta: entre 750 y 900 euros.

Encuentralo en nuestra tienda twenergy

 

Fuentes: Ebike 75

Author

Escribe un comentario