Este sistema es especialmente interesante en grandes edificios, donde en muchas ocasiones las luces están encendidas de forma innecesaria. Pero también se puede aplicar a oficinas más pequeñas.

Para conseguir una instalación eficiente debemos dividir las luminarias en distintos grupos (o zonas), alimentando cada uno mediante un circuito independiente que tenga el mismo interruptor. Los grupos deberán formarse con luminarias que requieran exactamente el mismo horario. De esta forma solamente encenderemos las luminarias que realmente necesitamos! Para esto también necesitamos rotular los interruptores de manera que no encendamos un grupo de luminarias por error.

Imagínate un sistema de este tipo en una gran sala de trabajo donde cada zona se controla independientemente en función de la situación y las necesidades. Esto permite que si alguien permanece en su puesto de trabajo fuera del horario típico sólo quedan encendidas las luminarias de la zona en la que está.

La medida más común que se aplica junto con la zonificación es la implantación de un sistema de aprovechamiento de la luz natural. En este caso tenemos que separar en un circuito independiente las luminarias más próximas a las ventanas. De este modo, mediante un sensor y un regulador de potencia, se puede reducir la potencia de estas luminarias en función de la luz natural en cada momento. Si tenemos suficiente iluminación de manera natural, las lámparas permanecerán apagadas y no estaremos empleando energía inútilmente.

También es necesario disponer de una buena zonificación al implantar un sistema de detección de presencia. Con esta medida se consiguen ahorros muy interesantes en zonas de paso como pasillos y aparcamientos…

El ahorro generado por estas medidas depende del tipo de edificio y del uso que se haga del mismo. Un sistema de optimización puede reducir el consumo energético de la iluminación hasta en un 50%. Es mucho si pensamos que el consumo de la iluminación suele representar entre un 15% y un 40% del total de un edificio de oficinas.

El principal coste de esta medida es llevar los cables a las luminarias. Esta medida tiene un coste muy bajo si se aplica en edificios nuevos o se implanta aprovechando una rehabilitación, pero la inversión necesaria aumenta si se implanta en un edificio ya existente.

Fuente: elaboración propia / fotolia © dreidesign.comfotolia.com

Escribe un comentario