Moqueta con iluminación LED integradaAún no se conoce el nombre de este invento -saldrá a la luz en 2014-, pero ya se está llevando a la práctica en varios proyectos piloto en la región EMEA (Europa, Medio Oriente y África), a la que se circunscribe la alianza.

El nuevo ingenio luminoso contribuirá a una mayor integración de esta tecnología en nuestro día a día, en espacios públicos como estaciones, aeropuertos, hoteles y centros de conferencias, entre otros. Algo muy a tener en cuenta considerando que el 90 por ciento de nuestro tiempo lo pasamos en interiores.

La incorporación de LED al mundo textil va mucho más allá de lo mero estético, aportando un amplio abanico de beneficios. Entre éstos se encuentran las mejoras en cuanto a ofrecer información, proporcionando indicaciones de salidas de emergencia u orientaciones de determinadas rutas (puertas de embarque, consultas médicas, departamento comercial…). No en vano, el ser humano tiende más a mirar al suelo que hacia arriba.

Dos son las principales ventajas de este tipo de indicaciones luminosas: la primera de ellas, que únicamente aparecen cuando son necesarias, estando apagadas el resto del tiempo. Asimismo, no son estáticas, por lo que ante modificaciones de ubicación de salas no es necesario cambiar un cartel, tan sólo encender los LED adecuados para desplegar de nuevo la indicación correcta. Y para hacer esto, bastará con hacerlo desde un simple teléfono móvil smartphone.

Asimismo, desde el punto de vista estético, las alfombras transmisivas –como algunos ya han comenzado a bautizarlas- aportan su granito a la decoración de interiores, puesto que son capaces de crear espacios más claros y ordenados al tiempo que se mejora la atmósfera del interior combinando la iluminación con el diseño y el color. A fin de cuentas, los diseños de estas alfombras son extraordinariamente versátiles, tanto en colores, como en formas o tamaños.

No se trata de ciencia ficción, aunque hace tan sólo unos pocos años nos pareciera algo más propio de una película de Hollywood. Los impulsores de la iniciativa insisten en que esta tecnología está aquí para quedarse y podremos disfrutar de ella antes de lo que pensamos, como ya sucediera con el sistema ambilight de la propia Philips, que viene integrado en los televisores planos de plasma y LCDs para regular el contraste dentro de la habitación.

Fuentes: Philips | Gizmodo | The Verge

Escribe un comentario