Los sistemas LED producen luz basándose en un efecto llamado electroluminiscencia por el cual se emiten fotones que determinan el color de la luz que visualizamos. El color será diferente dependiendo de los materiales que compongan las cápsulas de los diodos de su interior.

De este modo, las luces LED azules son más eficientes que las blancas, ya que tienen una menor longitud de onda. Además, para generar la luz LED blanca es necesario combinar LED rojo, azul y verde.

Características de las luces LED

La luz producida por un LED no emite en el rango de frecuencia ultravioleta ni en infrarrojo, sólo en el rango del visible. Esto supone un problema ya que, al no irradiar calor, necesita de mecanismos de conducción y convección para disiparlo.

La mejor o peor disipación térmica que tengan los LED influirá en su vida útil, que se puede ver reducida hasta en un 75% con rangos de temperatura ambiente de 30ºC. La vida útil también presenta alta variabilidad en función de la intensidad de corriente.

A pesar de ello, las luces LED presentan los mejores valores de eficiencia en el mercado, en torno a 70-90 lumen/vatio frente a los 16, por ejemplo, de las luces halógenas. Esto se debe especialmente a la inexistencia de reflectores y a su direccionalidad, que hace minimizar las pérdidas.

Aparte de su excelente eficiencia, las luces LED presentan otra serie de ventajas:

  • Larga vida útil (60.000 h)
  • Encendido instantáneo
  • Posibilidades de control de flujo e intensidad sin que afecte a su vida útil como ocurre con las lámparas fluorescentes
  • Excelente direccionalidad de la luz, lo que permite un mayor factor de utilización y una mínima contaminación lumínica
  • Menores costes de operación y mantenimiento
  • No contienen componentes contaminantes (mercurio, plomo, etc.)

Las luces LED en el día a día

Esta tecnología podía haber crecido mucho más rápido si no se hubiera encontrado una serie de barreras en su camino. Aunque la mayor barrera para el uso de las luces LED ha sido la inversión inicial que implican, la falta de especificaciones y estándares internacionales no han ayudado a ganarse la confianza de los usuarios.

Poco a poco estos sistemas van adquiriendo más experiencia, lo que permite que las luces LED ya se estén afianzando en el mercado de la iluminación eficiente.

En realidad, las luces LED tienen más aplicaciones de lo que podamos imaginar. Muchos hogares ya han incorporado la tecnología LED como sistema de iluminación, pero, además, las luces LED están presentes en semáforos, paneles informativos, alumbrado exterior, televisores, teléfonos móviles… Incluso el arte ha llevado esta tecnología a la arquitectura, al mobiliario de diseño y hasta a la moda textil.

Author

Escribe un comentario