México es uno de los países que cuenta con mayor potencial para el desarrollo de fuentes de energía renovables y entre ellas, el biogás va ganando día a día mayor popularidad. Este biocombustible, que puede ser una alternativa a la gasolina y el diésel, se obtiene en plantas dónde se produce de forma acelerada el ciclo natural de descomposición de los residuos orgánicos o industriales obtenidos en granjas porcinas, ganaderías lecheras, plantas de tratamiento de aguas residuales o en los rellenos sanitarios dónde acaban depositándose los residuos sólidos urbanos que genera la población.

México, uno de los países más poblados del mundo, es también uno de los que genera mayor número de toneladas de basura al día, un recurso muy útil que puede transformarse en energía térmica o eléctrica, a partir del biogás.

Subproductos agrícolas para el biogás

Para obtener el biogás, se mezcla la materia orgánica, los subproductos agrícolas o los residuos industriales en un recipiente cerrado, en ausencia de oxígeno. A través de un proceso biológico, la digestión anaerobia, un grupo de bacterias específicas interviene a una temperatura óptima en la descomposición de los residuos sólidos y líquidos para transformarlos en productos gaseosos o biogás.

Los purines, estiércoles y otros residuos forestales, agropecuarios, industriales, y animales también pueden ser aprovechados para la obtención de biogás, una importante fuente de energía, muy útil y no contaminante, con la que México puede hacer frente al fuerte crecimiento de la demanda energética de la población y contribuir a mitigar los problemas de contaminación que generan los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas natural y el carbón, y sus consecuencias en el calentamiento global.

Reforma energética en México

Con la vista puesta en construir un mundo más sostenible, México cuenta con una ley de reforma energética, cuyo objetivo más ambicioso es conseguir que en 2040 el 34% de la energía que necesita la obtenga a través de renovables. Este objetivo se suma a su interés en formar parte de los países miembros de la Agencia Internacional de Energía (AIE) con el fin de asumir un papel más activo en el contexto energético global.

Recomendación musical: Giovanni Bomoll – Gold River

Author

Escribe un comentario