De esta manera, el gigante de internet comprará energía verde directamente a los desarrolladores de proyectos renovables para compensar la energía que utiliza en sus centros de datos, apoyando al mismo tiempo proyectos relacionados con las energías limpias, como granjas eólicas y campos solares situados en zonas cercanas a sus centros de información. 

Google asegura que participa en al menos 20 proyectos de energía limpia repartidos alrededor del mundo, entre ellos los parques eólicos de Ames (Iowa) y Mayes (Oklahoma), además de una instalación de molinos eólicos en Suecia y otra en la región de Atacama (Chile) entre otros . En total, Google tiene contratos por 2,6 gigavatios de energía eólica y solar.

Este interés por gestionar el negocio de una forma sostenible viene de lejos: ya en 2010 firmó los primeros acuerdos en la compra de varios parques eólicos. Hoy, Google puede presumir de ser el comprador corporativo de energía renovable más grande del mundo.

Como explica Urs Hölzle, vicepresidente senior de Infraestructura Técnica de Google, “nuestro objetivo final es crear un mundo donde todos, no sólo Google, tengan acceso a energía limpia”. Y añade, “siempre estamos trabajando en nuevas ideas para hacer de la sostenibilidad una realidad, como posibilitar la construcción de lugares de trabajo saludables y la creación de un panel de control vivo para nuestro planeta”.

Google lidera así el camino hacia la energía limpia al que también se han unido otras empresas tecnológicas como Amazon, la segunda mayor compradora con 1,2 gigavatios; o Microsoft, que suma un total de 50 megavatios en acuerdos de compra de energía verde.

Fuentes: Elaboración propia / Computer world

Recomendación musical: Try Everything- Shakira

Escribe un comentario