Esta agua se distribuye en otros depósitos para su almacenaje y redistribución hacia los calefactores o grifos de agua caliente, como las duchas.

La piscina también se llena con agua caliente del depósito. Además funciona como un termostato. Si hay demasiada agua caliente en el depósito, la libera hacia la piscina, recogiendo el agua más fría para volverla a calentar.

Pero, ¿cuáles son los beneficios del agua caliente solar o ACS?

  • Evitan que nos afecte la subida de las tarifas de gas y electricidad.
  • Eleva el valor de la vivienda que lo dispone.
  • Su coste diferencial se amortiza a medio plazo.
  • Permite la reducción de emisiones contaminantes y de efecto invernadero por lo que ayuda a tener un aire más limpio y por consiguiente a evitar enfermedades respiratorias.

Realmente son todo ventajas, una instalación de energía solar térmica suele durar unos 20 años, y nos cuesta de media 2.000 euros la instalación,  para una familia de cuatro miembros y nos permite ahorrar un 70% de la energía que actualmente utilizamos.

¿Y si está nublado?

En países con poco sol, estas placas necesitan una fuente de apoyo para calentar. En otros con mucho col, como España, no será necesario, con la lluvia las placas se limpian, cuando está nublado calientan menos que a pleno sol.

Escribe un comentario