Construir una casa bioclimáticaPor eso es esencial que antes de comenzar una construcción nueva se considere: la orientación y diseño de la vivienda, la optimización de la luz solar y la utilización de materiales constructivos que requieran poca energía en su transformación y fabricación.

Un edificio mal orientado y con una forma inadecuada puede necesitar más del doble de energía que uno similar bien diseñado y orientado. En general, las estructuras compactas y con formas redondeadas tienen menos pérdidas de energía que las que tienen numerosos huecos y salientes.

Respecto a la orientación, en los lugares de clima frío, las estancias de mayor tamaño y uso y que tengan más acristalamientos deben situarse al sur. Dejando para al norte las habitaciones más pequeñas y de menos uso. En zonas muy calurosas, lo contrario: interesa que haya poca superficie acristalada en las orientaciones con más radiación solar (la orientación Sur y la Suroeste). En estas zonas cálidas, podemos evitar la instalación de aire acondicionado utilizando toldos y persianas en las habitaciones donde más dé el sol.

En cuanto a la iluminación del hogar, lo que se busca es un ahorro de energía a través de diseños que consigan la máxima ganancia de luz natural, sin un sobrecalentamiento indeseado.

El color de la casa es otro de los aspectos que hay que tener en cuenta si queremos ahorrar energía. Para evitar la ganancia de calor, las casas se deben de pintar de colores claros o de blanco. Es por eso que en Andalucía abundan las casas de color blanco. Si, por el contrario, queremos atraer el calor a nuestro hogar lo mejor es pintar la casa de algún color oscuro.

Y no podemos olvidar uno de los puntos más importantes: el paisajismo. La vegetación que rodea nuestra casa cumple dos funciones: por un lado, embellece el lugar, y, por el otro, es capaz de bajar la temperatura considerablemente durante los meses de verano. Es recomendable plantar árboles de hoja caduca, que ofrecen un excelente grado de protección del sol en verano, pero permiten que el sol caliente la casa en invierno.

Con sólo tener en cuenta estos simples aspectos a la hora de adquirir o construir una casa nueva conseguiremos un hogar más eficiente, ahorraremos dinero y respetaremos el medio ambiente.

Fuente: Elaboración propia / idae.es / Flickr.com

Author

Escribe un comentario