Este hotel es perfecto para los amantes de la naturaleza que busquen comodidad y lujo, ya que está pensado para poder ser instalado en cualquier entorno natural y disfrutar de los parajes más espectaculares. Drop es ligero, modular y transportable. Gracias a sus reducidas dimensiones y a unas patas regulables en altura, este pequeño alojamiento puede ser colocado fácilmente en bosques, playas, montañas y selvas. Este hotel portátil se construye por módulo, según las personas que necesiten alojarse. Cada módulo tiene capacidad para dos adultos. Sus 25 metros cuadrados están distribuidos en una zona lounge, un dormitorio y un baño, además de una terraza exterior.

Una de las grandes ventajas de Drop son sus cerramientos esféricos de policarbonato y madera que se sitúan a ambos extremos del cuerpo central, los cuales adoptan la forma de gota de agua cuando están cerrados. Lo bueno es que se pueden abrir completamente permitiendo a sus huéspedes un contacto directo con la naturaleza que les rodea, eliminando la barrera entre interior y exterior y proporcionando luz natural y ventilación. De este modo, la zona lounge se utilizaría como porche y el baño se convertiría en un spa al aire libre.

Para generar energía limpia, Drop incluye unas películas fotovoltaicas, además de un revestimiento exterior de madera que ayuda a un mayor aislamiento térmico. También cuenta con un sistema de recogida y reutilización del agua de lluvia para utilizar en el baño. Este interesante proyecto ha sido uno de los tres ganadores del concurso de diseño convocado por SQUARE + O-cults y el Taller de Arquitectura Ricardo Bofill. El siguiente paso es sacarlo al mercado para poder disfrutar de unas vacaciones sostenibles con todas las comodidades.

¿Qué te parece? ¿Te alojarías en un lugar así? 

Fuentes: In Tenta / (c) fotos In Tenta

Escribe un comentario