La importancia de un buen proyecto

Dicen que 1 dólar gastado durante la fase de proyecto de un edificio ahorra 10 dólares durante la construcción y 100 más durante su vida útil. ¿Es una suposición o realmente invertir en planificación ahorra costes posteriores? La Directiva 2010/31/UE pone el objetivo en 2020 para lograr que desde entonces todos los edificios de nueva construcción tengan un consumo casi nulo. ¿Llegará el momento en que solo se construyan este tipo de viviendas?

Los edificios pasivos

El éxito de este tipo de construcciones radica en la combinación de un potente aislamiento térmico, la óptima orientación de los huecos y el máximo control de infiltraciones y puentes térmicos. Lo mejor de este tipo de edificios es que cumple sus funciones en cualquier clima en el que sea construido siempre y cuando las soluciones que integre se adapten a él. Y, mejor todavía, es que sus habitantes no tienen que preocuparse de que todo vaya a la perfección.

Situación de los edificios pasivos

Actualmente, más de 35.000 edificios en toda Europa están desarrollados de acuerdo con Passivhaus, entre ellos un amplio grupo de ejemplos en España (Andalucía, Navarra, Cataluña, Asturias, País Vasco, Madrid), donde se certificó el primer edificio Passivhaus en 2010 (Granada).

¿Cuáles son las claves que hacen de un edificio normal uno pasivo?

Si nuestras viviendas actuales fuesen analizadas a fondo, encontraríamos muchas situaciones en las que perdemos energía sin poner remedio. El estándar Passivhaus entiende que no se puede perder calor por cerramientos, esquinas, juntas… Pero, ¿es tan sencillo como poner aislante en estas zonas? La humedad y calidad del aire también son puntos importante a tener en cuenta. ¿Cómo hacer que el edificio «respire» por motivos salubres sin que se pierde un enorme flujo de energía?

Son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de diseñar un edificio eficiente que cumpla con el estándar Passivhaus. Si quieres conocerlos, descárgate la guía completa en PDF y no lo olvides: si te gusta ¡comparte!

Escribe un comentario