Masdar funcionará con un combinado de energías renovables, pero es evidente que la energía solar será la absoluta protagonista de esta ciudad que se va a construir en mitad del desierto. Para aprovechar la energía del sol, todos los edificios albergarán en sus tejados paneles fotovoltaicos. Pero crear la ciudad perfecta requiere ideas más ambiciosas que esas.

¿Cómo es posible que una ciudad de 50.000 personas tenga cero emisiones de C02?

Leer sobre Masdar es un puro placer para los que estamos preocupados por el medio ambiente. Cada calle, cada plaza y cada esquina está pensada para no dañar el entorno, para ser responsable con el futuro. Por ejemplo, toda la ciudad está orientada de manera que se pueda aprovechar la energía solar, la sombra y las corrientes de aire.

Además, Masdar será una ciudad sin coches. Se está construyendo una gran red de transporte público subterráneo, similar al sistema ULTRA del aeropuerto de Heathrow, que permitirá a todos los ciudadanos trasladarse rápidamente de una punta a otra de la ciudad con un coste para la naturaleza de cero emisiones de C02.

Evidentemente, es difícil que se creen en el mundo ciudades de cero. Pero Masdar pretende ser un escaparate al mundo, un ejemplo de que es posible crear ciudades que cuiden de lo que tenemos y no olviden que sus infraestructuras deben ser sostenibles.

Escribe un comentario