EZ10 es un pequeño autobús eléctrico sin volante con capacidad para 12 pasajeros (seis sentados y seis de pie) que circula a una velocidad de entre 12 y 20 kilómetros hora (aunque puede alcanzar los 40 km/h). La energía la obtiene de una batería de ion de litio que en ocho horas es capaz de cargarse al 100%. Su autonomía alcanza los 80 kilómetros (o 12 horas).

Lo novedoso de este vehículo es su autonomía: no tiene conductor. Para ello, el autobús cuenta con diferentes tecnologías que le guían en su conducción, desde sistemas de posicionamiento a sensores de odometría. De esta forma, el autobús es capaz de esquivar cualquier tipo de obstáculo durante su recorrido y a no desviarse de su ruta. Para mayor seguridad, cuenta con la monitorización constante vía wifi de conductores profesionales que pueden reaccionar ante cualquier imprevisto o necesidad. Además, incluye un botón de emergencia que pueden accionar los propios pasajeros.

Por ahora, la idea es utilizar estos vehículos sostenibles para rutas cortas dentro de centros urbanos, aeropuertos, campus universitarios, polígonos industriales, hospitales, parques de entretenimiento o recintos feriales; aunque también se están estudiando cómo estos pequeños autobuses podrían complementar el uso del transporte público en las carreteras. Si los planes de la empresa francesa se cumplen, en 2017 rodarán entre 100 y 200 de estos vehículos inteligentes sin conductor.

 

Fuente de imágenes: Easymile

Author

Escribe un comentario