Con una capacidad para 300 pasajeros, este autobús-túnel conocido también como 'Straddling Bus' se eleva a dos metros del suelo dejando espacio suficiente para que el resto de vehículos puedan circular. No entorpece ni tampoco ve afectado en ningún momento por los atascos o retenciones que pueda sufrir la carretera.

El TEB-1 funciona con electricidad gracias a unas vías y unos raíles construidos especialmente para ello. Sus medidas son gigantescas: mide 22 metros de largo, 5 de alto y 7,6 metros de ancho. Puede rodar a una velocidad máxima de 65 km/h y, a simple vista, parece sacado de una película de ciencia ficción. Aunque es muy real.

Por el momento, este bus solar está en pruebas. La idea es hacer varios recorridos por la ciudad para comprobar cómo responde el autobús en diferentes situaciones y detectar posibles retos. Con todo, Transit Explore Bus – la compañía que está detrás de su fabricación- ya ha cerrado varios contratos con otras cinco ciudades chinas (Nanyang, Qinhuangdao, Shenyang, Tianjin y Zhoukou) que también quieren tener a este autobús de aspecto futurista circulando por sus calles.

Fuentes: BBC | Xataka

Fuente de imágenes: DerStandard

Escribe un comentario