Con una gran presencia en ciudades de todo el mundo, la filosofía de Uber es la de compartir vehículos en entornos urbanos. El usuario, gracias a una aplicación móvil, contacta con conductores anónimos que se ofrecen a llevarle en su coche particular a cambio de un precio pactado previamente. Para muchos viajeros es una forma cómoda y rápida de desplazarse por la ciudad que además ayuda a frenar la contaminación, ya que fomenta el uso compartido de los vehículos.
 
El servicio eléctrico de Uber se conoce en muchas ciudades como UberGreen y ya ha sido probado en Lisboa, Oporto, París, Londres y México D.F. Y todas las pruebas han sido un éxito.

  • Lisboa y Oporto. En Portugal, Uber llevó a cabo la iniciativa de implantar un servicio eléctrico con 30 vehículos durante tres meses. Según la empresa, con estos coches sostenibles se logró ahorrar durante ese tiempo 20 toneladas de CO2.
  • Londres. La capital británica es otra de las grandes urbes donde Uber quiere rodar de forma eléctrica. De su flota, el 60% de los vehículos son híbridos. Gracias a los acuerdos de la firma americana con BYD y Nissan, Uber busca ampliar su servicio con 50 coches eléctricos.
  • París. La flota de Uber en París cuenta en la actualidad con modelos híbridos, como el Nissan LEAF y los Toyota Prius y Auris. De forma experimental, la compañía ha puesto en marcha 20 vehículos eléctricos con la convicción de que ésta es la mejor forma para que los usuarios puedan desplazarse emitiendo muchas menos emisiones que si lo hicieran con un coche de gasolina o diésel.
  • México D.F. Uber también tiene presencia en México y entre sus modelos eléctricos se incluyen los BMW i8 y i3, y el Nissan Leaf. Ante la grave contaminación ambiental que sufre la capital mexicana, Uber ha permitido durante un tiempo el uso de estos vehículos sostenibles de manera gratuita.

Escribe un comentario