Uno de los primeros factores a tener en cuenta es la composición de nuestro huerto urbano, que debe planificarse teniendo en cuenta los ritmos de crecimiento de cada planta. Para tener claro qué plantar en cada momento del año, podemos consultar un calendario de siembra y de cosecha, que nos servirá de referencia para saber cómo cuidar las plantas durante el verano, cuáles deben recolectarse antes de la subida de las temperaturas y cuáles sembrar durante la época estival.

Por ejemplo, el verano es buena época para la siembra de distintas especies de col y de judías, así como maíz, fresón, fresa del bosque o escarola, mientras que los cultivadores de huertos urbanos comenzarán a recolectar a partir de julio calabaza, calabacín, ajo, melón, sandía, garbanzos o tomate que hayan plantado previamente, aunque algunas de estas plantas maduran mejor durante el verano. Es por eso que tener en cuenta los meses de maduración que requiere cada especie vegetal, un plazo de crecimiento que es necesario respetar en cada planta y que es igual de importante que la época de cosecha recomendada para cada una.

Además de respetar las temporadas y ritmos de cada una de las plantas de nuestro huerto urbano, el verano es una época que demanda cuidados intensivos en cuanto al riego del terreno, ya que los rigores del verano pueden afectar gravemente al rendimiento y la salud de nuestros cultivos. Toda huerta urbana necesita un mínimo de seis o siete horas de luz solar para prosperar, lo que supone un reto para mantener el cultivo suficientemente hidratado en verano. Precisamente, para evitar sobrecalentamientos o quemaduras en las plantas, se recomienda regar a primera o a última hora del día, cuando el sol aún no calienta.

El uso de abonos adecuados también puede ser un aliado crucial para mantener la salud y cuidar de nuestras plantas, aunque su uso debe hacerse teniendo en cuenta estrictamente las recomendaciones de dosificación del fabricante. Hay que destacar el desarrollo de abonos orgánicos, más respetuosos con el medio ambiente y libres de químicos nocivos que todo dueño de huerto urbano busca evitar en su cosecha.

En resumen, para saber como cuidar las plantas de nuestro huerto urbano en verano, es recomendable prestar atención extra a nuestro cultivo y evitarnos así sorpresas desagradables. Sin embargo, los últimos avances técnicos nos permiten usar sensores inalámbricos como Koubachi, que nos informan de la temperatura, la humedad y del nivel de luz y abono de nuestro huerto directamente en nuestro smartphone, ofreciendo incluso planes individuales para cada planta. Una ayuda indispensable para que nada te impida presumir de cosecha propia, natural y en tu propia casa.

Fuentes: Facilísimo | Edujardín | Verde es vida | Ecocosas

 

Escribe un comentario