No te asustes, no seremos nosotros los que propongamos no reciclar. Pero si reciclar correctamente es fundamental para cuidar del medio ambiente, ¿imaginas que pasaría si consumiéramos menos envases para reciclar? Eso es el no –reciclaje: utilizar menos envases para evitar tener que reciclarlos.

¿Cómo podemos reducir nuestro consumo de envases?

– Compra a diario. En lugar de hacer una gran compra mensual, puedes intentar comprar más a menudo. Así, cargarás con menos cosas y podrás llevarlas más fácilmente en las bolsas ecológicas que tienes, sin tener que utilizar las de plástico. Además, está demostrando que comprando con más frecuencia ahorras porque puedes planificar mejor lo que necesitas.

– Apoya a los productores locales. Si en lugar de comprar la fruta en una gran superficie, buscas una pequeña tienda o productor, ahorrarás en envases. Y es que, a diferencia de los grandes pedidos, los pequeños lotes de alimentos no necesitan utilizar tanto plástico y materiales que después hay que reciclar.

Apúntate a la compra ecológica. Los alimentos que se venden en las tiendas ecológicas suelen cuidar mucho su empaquetado, ya que son plenamente conscientes de lo que afectan los plásticos y envases mal reciclados al medio ambiente.

Como ves comprando productos frescos, más a menudo, puedes reducir mucho el volumen de envases para reciclar. Y eso, sabes que supone un desahogo para el medio ambiente. A partir de ahora, anímate a comprar a diario y en negocios más pequeños.

Flickr

 

Escribe un comentario