Son muchas las ventajas de tener un huerto ecológico en casa: entras en contacto con la naturaleza, cultivas tus propias frutas y verduras (más saludables y baratas) y descubres nuevos sabores. Aunque en Twenergy ya hemos hablado de cuáles son las claves para que tu huerto casero sea todo un éxito, queremos hacer hincapié en una de ellas: la elección de las semillas y alimentos que vas a plantar.

En los comienzos, la elección de un alimento fácil de cultivar se convertirá en todo un incentivo que, además de darte una gran satisfacción, te animará a seguir probando con otros alimentos. El tomate, por ejemplo, es uno de los más sencillos. Necesita mucha luz y regarse un par de veces por semana en pequeñas cantidades. A la hora de plantarlo, hay que hacerlo profundamente para que sus largas raíces tengan espacio para crecer.

Las zanahorias también son un alimento fácil para “novatos”. Lo importante en su cultivo es mantener la humedad de la tierra. Pueden sembrarse a lo largo de todo el año y crecen sin gran dificultad. Si dispones de un espacio soleado, los pimientos también te irán muy bien. Debes cultivarlos en primavera (llevan mal el frío) y colocar las semillas a unos 50 centímetros entre planta y planta con un riego constante.

Las espinacas, las coles o el brócoli son igualmente cultivos muy agradecidos. En el caso de las espinacas, crecen fácilmente en cualquier tipo de suelo, aunque si son húmedos y ricos en materia orgánica, mucho mejor. Las lechugas, los guisantes y las hierbas aromáticas (tipo albahaca, perejil o menta) son otros cultivos que podrás sacar fácilmente adelante.

Más consejos: siempre que puedas, elige plantas de temporada que te ayuden a ahorrar recursos como luz y agua. Puedes también combinar distintos tipos de cultivos, como flores, verduras y plantas aromáticas. Algunos incluso te ayudarán a combatir plagas y hongos de forma natural sin necesidad de utilizar fertilizantes. Y por último, aprovecha recipientes como hueveras vacías para hacer crecer tus semillas y trasplantarlas después a su lugar definitivo, por ejemplo a una bonita jardinera.

Fuentes: ecohortum.com | bbc.com | Tienda Twenergy

Escribe un comentario