Si abrimos el grifo y la temperatura del agua que fluye no es la deseada, dejamos correr una buena cantidad hasta que logramos que salga a la temperatura que queremos. De esta manera, entorno a 5.475 litros por habitante se van por el desagüe sin ser aprovechados.

De este despilfarro se ha dado cuenta Alfonso Cuervo-Arango que, combinando ingenio y diseño, ha lanzado Aquareturn: un pequeño mecanismo que se instala de manera muy sencilla, no está a la vista y aprovecha esos litros que, de otro modo, se perderían.

Su dinámica es tan sencilla como eficaz. El sistema identifica que el usuario ha abierto el grifo para obtener agua caliente. En ese momento, el sensor de temperatura de Aquareturn bombea el agua fría que hay en la tubería de caliente para dejar paso al agua caliente. En este proceso no se pierde ni una sola gota, ya que el agua fría bombeada se dirige a la tubería de fría. Cuando el sistema detecta que el agua de la tubería de caliente ya tiene una temperatura similar a la que el usuario desea, por fin deja que fluya por el grifo.

Para poder llevar a cabo todo este proceso, que no dura más de un minuto, Aquareturn se alimenta de corriente alterna, aunque el coste de mantenerlo enchufado a la luz no supera los 3 euros al año.

Su precio de venta, entorno a unos 250 euros, supone un ahorro frente a lo que podría suponer el gasto en el conjunto de hogares españoles: cerca de 1.000 millones de euros entre facturas de agua, gas y electricidad. Todo un ahorro en agua, gas que además, contribuye a reducir la huella hídrica.

Fuentes: Flickr

Author

Escribe un comentario