Las tecnologías actuales nos permiten instalar un sistema de recogida de agua de lluvia a un coste económico, que nos permitiría ahorrar hasta un 40% del consumo de agua de uso doméstico.

Por desgracia, hemos abandonado estas buenas prácticas de uso doméstico del agua de lluvia, y al mismo tiempo, el agua se ha convertido en un recurso escaso, de creciente demanda, y, en consecuencia, caro.

Pero esto tiene solución y a continuación te contamos cómo aprovechar el agua de lluvia para que puedas usarla en casa.

Cómo recoger agua de lluvia para usarla en mi casa

¿Se puede recuperar el agua de lluvia para purificarla y darle un uso doméstico?

A continuación, te contamos los componentes que debería tener un sistema para captar agua pluvial y que puedas usarla en tu casa.

Componentes del sistema para recoger el agua pluvial

  • Área de captación: normalmente el tejado, u otra superficie impermeable. No son aptos los tejados con vegetación o los de uralita.
  • Conductos: canalones o conductos que dirigen el agua de lluvia al depósito.
  • Filtros: eliminan el polvo y las impurezas que porta el agua. Existen múltiples sistemas de filtrado que van desde la simple eliminación de las impurezas más gruesas, hasta los sistemas que permiten la potabilización y el pleno uso del agua.
  • Depósitos o aljibes: espacios en los que queda almacenada el agua recolectada. Serán de diferentes tamaños en función del agua que se pueda y quiera almacenar. Deben conservar el agua en condiciones óptimas.
  • Sistemas de control y bombeo: permiten una óptima gestión del agua, en función de las reservas agua de lluvia o de la red.

Usos principales del agua de lluvia

  • Exteriores: riego de jardín, lavado de coches, complemento de piscina
  • Interiores: además de los exteriores, se emplea para la lavadora, WC, etc.

Beneficios de construir un sistema de recogida de agua de lluvia

  • Supone un autosuministro gratuito de un tipo de agua de gran calidad.
  • Contribuye a conservar las reservas públicas para casos de escasez.
  • Supone un ahorro energético importante al reducir el bombeo de agua desde las reservas a cada casa.
  • Constituye un alivio para la red de drenaje público al verter a ella menos agua.
  • Es un agua suave, que permite ahorrar en consumo de detergentes.
  • Ayuda a sensibilizar y a establecer una relación directa con el entorno que nos rodea.

Agua y escasez

¿Cuanto costaría este sistema?

Unos 2.000 euros por vivienda, pero el ahorro a la larga, sobre todo en zonas lluviosas lo amortiza con facilidad.

En definitiva, con un sistema de recolección de agua de lluvia, ¡tendremos una mejor cara cuando venga el mal tiempo!

Escribe un comentario