Cada vez que nos damos una ducha de apenas cinco minutos, 95 litros de agua (según datos de la OMS) se van por el desagüe. Son aguas grises, que perfectamente pueden reutilizarse para rellenar la cisterna, limpiar el suelo o lavar la loza, por ejemplo. ¿Por qué perderlos inútilmente? El ingeniero colombiano Alberto Vázquez, de la empresa IgenDesign, ha querido dar una solución a esta situación cotidiana que todos podemos mejorar, con un sistema que puede ahorrar hasta 40 litros al día por persona. Imagínese en un hogar de cuatro personas lo que se puede conseguir. Si todos los colombianos lo emplearan, cerca de 1.5 billones de litros de agua al día podrían ser reutilizados, calcula este experto. Suena interesante, ¿no?

El invento se llama Gris y consiste en cuatro depósitos cóncavos que se ponen en el suelo de la ducha. Dichos depósitos sirven para recolectar el agua de ésta, de tal manera que luego podemos transportarlos por separado y llevarlos donde los necesitemos para emplear el líquido recogido. Y lo bueno del sistema es que resulta fácil de implementar (su ducha se vuelve una ducha con sistema de aguas grises en sólo el minuto que tarda en colocarlo) y barato (sus creadores estiman un precio de entre 30 y 60 dólares), ya que la idea es llegar al mayor número de hogares posible.

Los cuatro depósitos de Gris (que, aunque parece un invento muy sencillo ha requerido dos años de investigación y desarrollo) se colocan en el suelo de la ducha. Cada uno es capaz de juntar diez litros. Como decíamos, son cóncavos y tienen unos orificios que recogen el agua. Una vez acabada la ducha, se ponen los tapones a esos orificios y, con un asa lateral, cada depósito es transportable hasta donde necesitemos: la cisterna, la cocina, el jardín… Más sencillo, imposible.

“Nos encanta trabajar en este tipo de diseños”, expone IgenDesign, “porque si un producto cambia el comportamiento, los hábitos y la cultura de la gente, sabemos que podemos lograr un futuro más sustentable”.

Author

Escribe un comentario