Lavar el coche supone gastar una media de 250 litros de agua . Sí, sí, como lo lees. Y si es a mangerazo, que nos parece tan rápido, esta cifra puede llegar a ser el doble, unos 500 litros, según datos de la Fundación Ecología y Desarrollo. Y si la multiplicamos por los 31 millones de vehículos que hay en España, suponiendo que cada uno se lava una vez al mes, llegaríamos a más de 370 millones de servicios de lavado de vehículos al año.  Un despilfarro, ¿no te parece? Si a esto sumamos el impacto ecológico de los detergentes empleados, vemos que no es para nada una buena idea. Hay mejores formas de lavar tu automóvil ahorrando agua o, incluso mejor, sin utilizarla. Y es que, según el método que elijamos, podríamos ahorrar hasta 7.000 litros por vehículo y año. Veamos algunas ideas más ecológicas:

Primera opción: limpiadores en seco

Es la alternativa más ecológica, porque no dejas aguas contaminadas de detergentes tóxicos. Y, aunque te parezca difícil, se puede hacer y sin dejar tu coche lleno de arañazos. Existen limpiadores biodegradables como Optimum No Rinse Wash & Shine o Freedom Waterless Car Wash, o la versión española Ecowash, que ofrece la limpieza del vehículo sin gastar una sola gota de agua.

Según explican los creadores de  Optimum No Rinse Wash & Shine, éste reduce el consumo de agua a una fracción de un túnel de lavado convencional: sólo requiere de 1 a 2 litros de agua para lavar el coche entero. No requiere aclarado y contiene polímeros que protegen la pintura. Y lo mejor, el agua que nos queda en el cubo se puede utilizar para regar el césped o eliminarse en un fregadero, porque no contamina.

Sus beneficios son: lavados rápidos, puedes usarlo en cualquier lugar y en cualquier momento (incluso en el interior del garaje), no deja agua sucia.

En el caso de Ecowash, ni siquiera hace falta agua. Su bidón de cinco litros de protector, su producto estrella, limpia, encera y protege cualquier superficie lisa no porosa sin agua, ideal para el exterior del coche. También ofrecen una amplia gama de productos ecológicos para el interior, las llantas, y las diferentes partes de tu vehículo.

Al emplear este tipo de productos, primero se pulverizan en la superficie del coche (o la bicicleta), luego con una toalla de microfibra frotas, limpias, y a continuación pules con otra toalla de microfibra limpia. Dependiendo del tipo y tamaño del vehículo, cada botella de producto te rinde entre cinco y diez limpiezas. El truco para no rayar el coche es desprender primero el polvo con un plumero o un paño, luego llevar a cabo el proceso de limpieza.

Segunda opción: centros de lavado ecológicos

Existen túneles de lavado que reciclan el agua o emplean pistolas de agua a presión que no sobrepasen el medio centenar de litros por vehículo. Si los comparamos con la media de 120 litros de agua que emplea un túnel de lavado convencional o los 70-80 que gastan los autolavados, más los elevados vertidos contaminantes que generan, veremos que estos lavados ecológicos sólo consumen cuatro litros, su consumo de energía es bajo, y su nivel de vertidos contaminantes, nulo.

Una cadena que se ha especializado en lavado con pistolas de agua y que desde sus inicios ha apostado por lavados responsables es El Elefante Azul (). Su método precisa entre 50 y 60 litros por lavado, pero, además de optimizar el consumo de agua, usa depuradoras para devolver el preciado líquido al medio ambiente, tratando el 100% de los vertidos recuperados tras el lavado.

Otro ejemplo de lavado ecológico es el que realiza el equipo de limpieza de Green Wash, con 71 centros en España, que anuncia 40 minutos x 4 litros, y que limpia el coche por dentro y por fuera, sin dejar residuos.  Sus equipos se componen de un centro de lavado sin conexión ni a la red eléctrica ni al agua, que puede llevar a cabo el lavado en el mismo lugar donde se encuentra estacionado el vehículo, y sin resto de suciedad en el suelo.

Por su parte, Cosmeticar emplea una tecnología similar, con productos biodegradables, sin aerosoles ni productos tóxicos, y tiene centros de lavado ecológico en Francia y en España.

Tercera opción: una hidrolavadora

Si prefieres lavar tú mismo tu coche, puedes optar por una hidrolavadora, que te servirá también para limpiar tu terraza y gran cantidad de superficies. La hidrolavadora cuenta con una bomba de alta presión impulsada por un motor eléctrico que produce un flujo constante de agua limpia y, para una limpieza de coche, consume unos 70 litros. Al ser un flujo continuo de agua, éste se reparte de manera uniforme por tu vehículo, y ésta es la razón de que gaste menos. La puedes encontrar de venta en hipermercados, a precios asequibles. Y, eso sí, necesitarás también espacio para guardarla.

Con la hidrolavadora, primero mojas tu coche, luego lo enjabonas, le pasas un trapo, y vuelves a mojar. Luego secas con microfibra.

Importante: no la uses a menos de 35 centímetros de tu coche, puesto que puedes dañar la pintura. Lo ideal es que la emplees para quitar la mayor suciedad y luego continúes con una esponja.

Author

Escribe un comentario