Sensibilizar a tu oficina para ahorrar energía1. Lo primero es determinar uno o varios objetivos realistas; una vez se hayan conseguido, se podrán abordar otras metas más difíciles, pero en principio resulta importante lograr pequeños avances que motiven a todos.

2. Algunos de las ideas más eficaces tienen que ver con el control de los hábitos de los empleados y no requieren de ninguna inversión económica, lo que puede facilitar su puesta en marcha en los tiempos que vivimos. Por ejemplo, apagar luces y ordenadores a la hora de la comida o hacer un uso moderado del aire acondicionado y la calefacción.

3. Para dar a conocer estos objetivos y la manera de ponerlo en marcha, puedes utilizar los medios de comunicación interna de la empresa, previa autorización del departamento de Comunicación y el de Recursos Humanos: tablón de anuncios, correo electrónico, web interna, carteles en las zonas de uso común, revista corporativa, etc. No olvides incluir algunos datos que apoyen el proyecto; esto ayuda a que las personas tomen conciencia y valoren su aportación, por pequeña que sea, como algo realmente útil. Por ejemplo, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), cada grado de temperatura que se baja la calefacción o se sube la del aire acondicionado, se puede llegar a ahorrar hasta un 7%.

4. La motivación es importante y se puede estimular mediante un comité que trabaje para involucrar a los demás y también por la vía de la competitividad, creando equipos que rivalicen por cumplir los requisitos establecidos en la campaña y que obtengan una recompensa o felicitación periódicamente.

5. El comité es un buen instrumento para impulsar campañas, proponer ideas y colaborar en su realización y control. Además puede convertirse en un canal para involucrar a todos los niveles de la empresa.

¡No olvides evaluar y comunicar los resultados!

Un ejemplo de campaña de sensibilización de éxito es el programa implantado por una PYME del sector de I+D, a través del cual los trabajadores obtenían ingresos extra por utilizar el transporte público, la bicicleta o el coche compartido en sus trayectos desde y hacia el trabajo. Si se sustituyera el 1% de los trayectos en coche privado por el transporte público, se conseguiría un ahorro anual de 17 millones de euros en coste de energía.

¡Adelante! Estamos deseando conocer tu experiencia.

Escribe un comentario