Realizar un cálculo exacto de a cuánto ascienden las reservas es tarea ardua y las instituciones ya se aplican a ello (se trabaja en un gran Inventario Forestal Nacional, que se prevé verá la luz en 2017). Mientras, ya conocemos cifras de impresión: los bosques naturales colombianos cuentan con una biomasa aérea media de entre 222 y 231 megagramos por hectárea. Para entendernos, un megagramo equivaldría a una tonelada. Esto significa que existirían reservas totales potenciales de unos 6,44 petagramos de carbono, con un cálculo que dice que un petagramo equivale a mil millones de toneladas métricas.

Además de alegrarnos por la noticia, estos cálculos resultan interesantes, puesto que gracias a ellos se podrán formular políticas de protección de la biodiversidad y que ayudarán a Colombia a cumplir con la Estrategia Nacional REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques), cuyo objetivo es reducir la deforestación, especialmente en la Amazonia. Otra ventaja será calcular con mayor exactitud el carbono almacenado en la biomasa aérea, lo que llevará a estimar las emisiones de dióxido de carbono derivadas de la deforestación y la degradación de la cubierta forestal del país, un elemento considerado la segunda fuente de emisiones de gases de efecto invernadero del país andino.

¿Cómo sabemos cuánto carbono tiene un bosque?

Según apunta el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), podemos medir la cantidad de carbono de un bosque teniendo en cuenta cinco factores: la biomasa aérea (es decir, la que encontramos en el tronco, las ramas y frutos de los árboles), que es la que mejor se ha medido hasta ahora; la subterránea (en las raíces), la del suelo, la de la hojarasca por encima de éste y la de los árboles que no están vivos, pero siguen en pie.

A esto hay que añadir que Colombia tiene una importante particularidad: cuenta con 16 clases diferentes de bosques, y no todos generan la misma cantidad de biomasa. Este nuevo inventario ofrecerá información sobre los mencionados cinco compartimientos de carbono y todos los tipos de bosques.
 

Fuentes: Universidad Nacional de Colombia | Finanzas Carbono | IDEAM

Escribe un comentario