Este incremento en Argentina también se dejó notar y, de hecho, en 2012 la capacidad eólica del país creció más de un 80%, con casi 140 megawatts adicionales. Estos datos prueban el extraordinario potencial del país para seguir consolidando esta energía verde aunque todavía se encuentra lejos de otros países punteros como China, con 75.324 Mw, o los Estados Unidos, con 59.882 Mw. En el ranking global, la Argentina figura en el puesto 37?, con 233,2 Mw instalados, sólo superada en Latinoamérica por Brasil (15?, con 2.507 Mw) y México (24?, con 1.348 Mw).

Sin embargo, su significativo crecimiento es el mayor en todo el mundo tras sólo dos naciones: Rumanía, con 130,6% (39,8 Mw),  y Ucrania, con un crecimiento de un 82,7%(73 Mw). No es algo único de la Argentina; si se realiza la comparación regional, Sudamérica y América Central conforman el bloque que más creció, con un 57%.

Por otro lado y a pesar de que la mayoría de los expertos subrayan la importancia de contar con políticas públicas que fomenten el desarrollo de las energías renovables, éstas no siempre se dan. En este sentido, recientemente se dio a conocer un proyecto de ley provincial en Chubut por el que se pretende gravar la aerogeneración mediante el cobro de regalías en la actividad, lo que podría suponer un freno al desarrollo de energías sustentables.

Una noticia que choca frontalmente con el proyecto en el que colabora el Centro Regional de Energía Eólica (CREE) de la provincia de Chubut, en Mendoza. Allí, el centro INTI-Mendoza y la Dirección de Energía de la provincia acaban de instalar una Estación Meteorológica en La Jaula, un paraje de la localidad de Pareditas (a 150 km de la ciudad de San Carlos). Su objetivo es poder efectuar las primeras mediciones que permitan la instalación de aerogeneradores de baja potencia con la que, entre muchos otros, se podría beneficiar una escuela rural que en la actualidad ha de recurrir a un generador alimentado por diésel.

La estación ya ha comenzado a realizar las primeras mediciones de los parámetros meteorológicos, con registros de velocidad de viento a 30 y 10 m. Los planes del proyecto apuntan a que en el plazo de siete meses podría iniciarse la segunda etapa, concluyendo hacia el mes de mayo del año que viene.

Fuentes: Telam | Inversor Energético | Energías Renovables | Revista Petroquímica | Todo Agro | Flickr

Escribe un comentario