Para instalar molinos de viento, el aire no es suficiente.

La instalación de un parque eólico requiere un estudio exhaustivo de la zona para cerciorarse de que los molinos de viento no afectarán negativamente en el medio ambiente:

  • Impacto ambiental en la zona. Aunque la energía eólica es una de las más limpias y por lo tanto las que menos afectan al medio ambiente, no hay que olvidar que el tamaño de los molinos es muy grande. Además de cambiar el entorno visualmente, puede afectar muy negativamente al tránsito de aves. Lo ideal es que se trate de un espacio amplio, sin árboles y que no sea lugar de paso de aves, especialmente de aquellas especies más protegidas o en peligro de extinción.
  • Potencial energético de la zona. De nada sirve que una zona tenga las condiciones idóneas para la generación de energía eólica si no hay una comunidad cerca que pueda consumirla.
  • Comportamiento del aire. Como decíamos antes, que haga viento no es ni mucho menos suficiente. Es necesario un año de estudio previo de su dirección, temperatura y capacidad de generación máxima.

En resumen, antes de dar luz verde a la instalación de molinos de viento se requiere el trabajo durante más de un año de un grupo de profesionales que determinen si allí se dan las condiciones necesarias para generar energía eólica y que sea rentable.

Si quieres conocer un caso real sobre la instalación de molinos de viento, te invitamos a ver uno de los últimos reportajes de Planeta Twenergy sobre energía eólica en Costa Rica aquí. Gracias a este parque eólico, hay 13.500 familias en la zona que se abastecen de energía.

Author

Escribe un comentario