Un ejemplo de aplicación de esta tecnología es el Bahrain World Trade Center, uno de los edificios más altos de este país de la región del Golfo Pérsico, donde se canaliza el viento entre sus dos torres de 240 metros de altura (equivalente a 50 pisos) gracias a tres aerogeneradores, que se espera que aporten al edificio hasta el 15% de su consumo. Con la energía generada se calcula que se pueden llegar a iluminar cerca de 300 hogares.

Dos son los tipos de aerogeneradores que se emplean para poder sacarle partido al viento en la ciudad. El aerogenerador más conocido es el de eje horizontal, similar a los que se instalan en los grandes parques eólicos, pero mas pequeños: mientras estos últimos pueden alcanzar los 100 metros de altura y los 40 metros de longitud de las palas, con potencias de 1.000 ó 2.000 kW, en el medio urbano el aerogenerador tiene unas palas de 1,5 metros de longitud y puede estar situado en una torre de unos 18 metros de altura, produciendo una potencia máxima de 1,4 kW. La inversión para una instalación de este tipo rondaría los 8.000-8.500 €.

MinieolicaOtro tipo de aerogenerador son los que en lugar de tener el eje de giro horizontal lo tienen vertical: la gran ventaja de estos equipos es no necesitar de una gran altura ni de una estructura de torre tan poderosa y poder empezar a girar con una menor velocidad de viento. Se pueden encontrar en algún aeropuerto, con una potencia de unos 5 kW. El diámetro es de unos 2 m y tienen una torre de 6 metros. La inversión alcanzaría los 27.000 € aproximadamente por aerogenerador y en España este tipo de aparato podría generar hasta tres veces el consumo energético de un hogar español al año (12.500 kWh/año).

Estos son ejemplos de cómo es posible aprovechar el viento en las ciudades, aunque todavía existe un desconocimiento veraz del recurso eólico en el medio urbano, por lo que sería necesario instalar más estaciones de medida para conocer mejor el potencial de uso del viento. Además, también existe un potencial de investigación en el diseño de los perfiles de los edificios para el mejor aprovechamiento de este recurso.

Existen países que ya muestran buenos resultados en la penetración de la minieólica en el sistema energético. Los países que nos rodean (Portugal, Italia y Francia) ya cuentan con regulaciones específicas para energía minieólica. Otros, como Gran Bretaña, se han marcado como objetivo generar entre el 30 y el 40% de la energía eléctrica del país en 2050 mediante instalaciones de microgeneración distribuida donde se incuye la minieólica , teniendo en 2009 ya instalados 14.255 miniaerogeneradores. Canadá por otro lado, tiene cerca de 4MW instalados (2.500 aerogeneradores) que proporcionan 7,5 GWh anuales.

Este sector tiene un gran potencial por explotar. Poco a poco iremos viendo avanzar a esta tecnología, hasta que un día la consideremos como una energía más como ya vemos a la eólica de los grandes parques o la fotovoltaica.

Fuente:Elaboración propia / energias-renovables.com / bahrainwtc.com / flickr

 

Escribe un comentario