Construcción sostenibleEl proyecto ha sido bautizado con el nombre de Kurilpa y consiste en una gigantesca pasarela de 470 metros de largo y 6,5 metros de ancho sobre el río que da nombre a la ciudad, conectando el distrito central de negocios con el sur y la zona cultural más importante de Brisbane. Está diseñado para que la atraviesen unas 36.000 personas a pie o en bici semanalmente; de hecho cuenta con un sistema de cubiertas para proteger a sus usuarios en días de lluvia y hasta con áreas de descanso. Es un territorio vedado a los coches.

Esta pasarela está formada por torres de acero rodeadas de cables que simulan los mástiles y las cuerdas de un gran barco. Pero, más allá del diseño de la estructura, su originalidad radica en que incorpora un sofisticado sistema de alumbrado tipo LED que es alimentado por 84 placas fotovoltaicas, capaces de generar diariamente unos 100 kWh (38 MWhs anuales). Cuando el puente está totalmente iluminado, y en función de la configuración de las luces, los paneles solares pueden suministrar entre el 75% y el 100% de la energía que necesita. Este sistema de iluminación hace posible la programación de sus focos para producir efectos visuales espectaculares. La fiesta de fuegos artificiales de Riverfire es una de esas ocasiones en las que el diseño y la sostenibilidad del puente Kurilpa podrá combinar un uso práctico y artístico.

Fuentes: Elaboración propia / larazon.es / arup.com / publicworks.qld.gov.au / flickr.com

Escribe un comentario