La principal diferencia entre la Fórmula E y la Fórmula 1 es que los vehículos se alimentan exclusivamente con electricidad

Los amantes de la velocidad tienen una modalidad competitiva sustentable que seguir. Se trata de la Fórmula E, una carrera de monoplazas, cuya principal diferencia frente a la Fórmula 1 es que los vehículos en lugar de alimentarse con gasolina, lo hacen con electricidad.  

Esta modalidad deportiva surge en 2014 gracias a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), máximo organismo de este deporte, que reguló su creación con el objetivo de servir de laboratorio en la investigación y desarrollo de automóviles eléctricos, un auténtico banco de pruebas para los coches del futuro y un acelerador para logar la movilidad urbana a través de fuentes de energía limpia y sostenible, sin dañar el medio ambiente.

Los coches de Fórmula E pueden superar los 225Km por hora

Los vehículos que compiten en la Fórmula E son diseñados con un motor eléctrico y una fuente de baterías para alcanzar una velocidad máxima de 225 kilómetros por hora. Gracias a los avances tecnológicos, estos vehículos eléctricos no contaminan y el nivel de ruido que generan es inferior (80 dB ) al de un autobús (90 dB). Las llantas de los monoplazas que compiten en Fórmula E también son muy innovadoras. Funcionan en cualquier condición meteorológica, duran toda la carrera y pueden reciclarse al final en su totalidad.

Las carreras cuentan cada vez con más seguidores

La nueva disciplina deportiva ha llamado la atención de las marcas, de las cadenas de televisión y de un buen número de seguidores que ven en estas carreras de coches eléctricos una plataforma para acelerar y promover el cambio hacia una movilidad sostenible, más conectada y segura en varias ciudades del mundo. Algunas de ellas como Buenos Aires, Ciudad de México, Mónaco, Berlín, Marrakech, Hong Kong o Bruselas, ya forman parte de las rondas del campeonato de la tercera temporada, cuya final se celebrará en julio de 2017 en Montreal y Nueva York.

Consecuencias de las emisiones de CO2

Si las emisiones globales de gases de efecto invernadero no se reducen drásticamente, las temperaturas seguirán aumentando hasta 10 grados Fahrenheit durante este siglo, con consecuencias devastadoras según ha revelado la NAS (Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos). La Fórmula E se posiciona así como un impulso más en la industria del automóvil para seguir desarrollando los vehículos eléctricos que en el futuro circularán por las ciudades de todo el mundo y que ayudarán a cuidar el medio ambiente.

 

FUENTES: Elaboración propia / Federación Internacional de Automovilismo (FIA) / Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NAS)

 

Escribe un comentario