Este invento, ecológico y que tiene en cuenta las necesidades locales, pretende ser de gran ayuda para el acceso al agua potable.

Funcionamiento

La torre mide 10 metros de alto y 4,2 metros de ancho. Está diseñada con la idea de captar las gotas de agua presentes en el aire gracias a una malla (del mismo modo que se quedan atrapadas en las telas de araña) y que, por gravedad, caigan a un colector y se canalicen y almacenen en un depósito. Puede llegar a recoger 100 litros de agua al día.

Buena para el medio ambiente

En ningún momento este sistema requiere de electricidad para funcionar y, además, su construcción está pensada para que pueda fabricarse desde la población local y con materiales propios de las comunidades rurales del lugar.

La torre no supone un impacto sobre el medio ambiente, puesto que se utilizan materiales locales y biodegradables. Además, su construcción es muy sencilla y no necesita de ningún tipo de modificación del terreno. Requiere, igualmente, muy poco mantenimiento de los filtros y las redes.

Positiva a nivel social

Desde el punto de vista social, “Warkawater” es también muy importante. Su nombre proviene de un árbol típico de Etiopía, el Warka (Ficus Vasta), similar a una higuera gigante que también tiene las funciones de cobijo y encuentro, tanto de animales como de personas. Del mismo modo, a esta torre se le ha incorporado un toldo en su base para eventos públicos y clases escolares.

Para que este proyecto tuviera éxito, se realizó un estudio exhaustivo de los materiales que mejor respondían a las condiciones climáticas del lugar donde se ubicará la torre.

Finalmente, en mayo de 2015, se instaló la primera torre en la Comunidad Dorze en Etiopía y para 2016 está programada la instalación de otras dos.

Parece que el proyecto está teniendo bastante éxito, ¿crees que veremos más de estas torres en los próximos años en áreas con problemas de acceso al agua potable?

Fuentes: Elaboración propia / Gizmondo / Warkawater / Wikimedia Commons

Escribe un comentario