Cada vez es más habitual encontrar materiales plásticos en el envasado de productos cosméticos y de higiene, por su ligereza y seguridad de uso. Sin embargo, los acrílicos y polipropilenos con los que se fabrican son altamente contaminantes para el medio ambiente.

La idea del equipo liderado por el profesor Germán Silva es crear envases con biopolímeros, un material que se degrada mucho más rápido y que permite saber cuánto tiempo necesita para biodegradarse. Además de ecológicos, estos empaques serán también inteligentes y ofrecerán una solución a algunos de los problemas con los que se enfrentan actualmente las consumidoras. “No queremos solo modificar un proceso alterando la materia prima. Queremos aprovechar la oportunidad para innovar el producto”, asegura el Profesor Silva.

En el mercado internacional existen importantes avances en el empaque ecológico de cosméticos. Un ejemplo es la barra de labios 100% biodegradable creada por la empresa RPC Cresstale. Su envase fue fabricado usando PHA, un polímero creado a partir de azúcares y aceites orgánicos. Su gran ventaja: se descompone en contacto con la tierra o el agua fluvial, generando únicamente dióxido de carbono y agua durante su descomposición.

Colombia tiene muy buenas materias primas para la producción de cosméticos, y el reto de conseguir productos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente supondrá, sin duda, un gran empujón para esta industria.

Fuentes: Twenergy / Universidad Nacional de Colombia / Red de Desarrollo Sostenible en Colombia / Flickr

Escribe un comentario