¿Por qué es interesante el autogás? Para empezar, las emisiones de este tipo de combustible son mucho menos peligrosas para el medio ambiente que las del resto de carburantes. Y es que, por ejemplo, sus emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno) se reducen un 68% respecto a un diesel y sus emisiones de partículas, en un 99%, lo que contribuye a cumplir las directivas de Calidad del Aire, a reducir la generación de ozono troposférico y a reducir los costes sanitarios de enfermedades del aparato respiratorio. También genera muchísimo menos ruido, por lo que se reduce la contaminación sonora de la ciudad.

A estas importantes ventajas hay que añadir otra, que puede hacer que el uso del autogás sí se acabe extendiendo, y es que resulta más económico que el resto de carburantes. Actualmente, es el combustible más barato que se vende en España. El autogás tiene un origen fósil del que hay grandes cantidades (más del 60% de su producción proviene directamente de pozos de gas natural, y no del refino del petróleo), por lo que al final su precio acaba siendo más barato. El autogás interesa, por tanto, por dos vías: la ecológica y la económica.

Nos encontramos ante uno de los combustibles alternativos del momento, y la propia Comisión Europea reconoce que «el Gas Licuado podría cubrir como carburante alternativo el 5% del mercado del 2020».

¿Y si tengo un coche de gasolina?

Si tu coche es de gasolina y crees que no puede llevar autogás, debes saber que basta una sencilla transformación para incorporarle un equipo y hacerlo compatible con este tipo de combustible. Esta transformación se puede llevar a cabo en un taller especializado, donde te instalarán básicamente un depósito (con gas en estado líquido), un evaporizador, una red de tuberías, un dispositivo de inyección y una unidad electrónica de control. Así, tu coche pasaría a ser un bi-fuel, y podría desplazarse utilizando indistintamente cualquiera de los dos carburantes. Bastaría incluso con pulsar un botón para que pasaras de un tipo de combustible a otro.

Si, por el contrario, prefieres hacerte desde el principio con un vehículo de autogás, el ahorro que alcanzarás por el combustible te lo hará rentable al cabo de un tiempo.

Además, cada vez hay más puntos de repostaje de autogás, por lo que ya no serás un 'bicho raro'. Si quieres ampliar información, puedes acudir a la Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo.

¿Te apuntas al autogás?

Fuentes: Twenergy / AOGLP – Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo / Subaria.com / Flickr

Escribe un comentario