Desde hace relativamente poco tiempo nos rodean cientos de gadgets como pulseras, relojes, sensores inalámbricos, e infinidad de accesorios que conectan con nuestro Smartphone,  y todos nos proveen de información útil para tomar decisiones de salud, deporte, seguridad, etc. La feria IFA es un hervidero de este tipo de equipos y como muestra dos nuevos equipos del gigante coreano Samsung: un dispositivo para poner debajo de la almohada y mejorar la calidad del sueño; el otro es un aparato que actúa como cerebro del hogar inteligente y coordina los diferentes elementos inteligentes del hogar.

El primer dispositivo, SleepSense, parece una raqueta pequeña de ping pong que poner bajo la almohada. Gracias a este aparato podemos monitorizar el sueño y ofrecer recomendaciones expertas para mejorar el sueño. Es capaz incluso de medir los ritmos cardiacos y respiratorios, generando informes y datos en tiempo real. Pero más aún, si lo aplicamos a la tercera edad, este aparato tiene una opción “family care” con la que recibir un email analizando la calidad del sueño de nuestro ser querido.

El segundo es lo más cercano a la domótica que conocemos, siendo un pequeño cerebro inteligente con el que coordinar todos los elementos inteligentes de nuestro hogar. El Smarthing Hub de Samsung permite interactuar con cualquier elemento smart dando igual la marca, creando incluso un proceso de certificación oficial para fabricantes de gadgets con el que cualquier proveedor de cámaras, termostatos, sistemas de iluminación, persianas y toldos motorizados, etc. puede integrarse con este sistema.

El Internet de las Cosas no ha hecho más que iniciar un camino ambicioso e inigualable al futuro que todos hemos soñado o nos han contado. Todos los fabricantes de electrónica de consumo parecen haber tomado las riendas de la Domótica, haciendo posible una mejor integración de la tecnología en torno a nuestro teléfono inteligente y con tecnología wireless.

La domótica siempre nos ha llegado como la eterna promesa de hacernos fácil la vida en nuestro hogar y/o negocio. Quizás sí ha llegado el momento tecnológico, y económicamente más viable, de integrar todos los objetos y elementos para hacer creíble que nuestra casa estará a la temperatura deseada cuando salgamos del trabajo, recibir alertas de videovigilancia, saber quién ha entrado a nuestro hogar, tener listo el café por la mañana… y un sinfín de caprichos que a todos nos facilitaría el quehacer diario.

A partir de ya, los objetos cotidianos cobrarán más vida en nuestras vidas. Eso que nos contaban de la nevera que nos genere listas de la compra o nos envíe avisos al móvil, o la lavadora, se queda en nada con lo que viene. Y que todo sea en aras de mejorar nuestra seguridad doméstica, la eficiencia energética del hogar, y un plus en bienestar y estilo de vida.

Escribe un comentario