La compañía danesa Maersk ha decidido reducir la velocidad a la que circulan sus barcos para disminuir el coste del combustible y las emisiones de gases de efecto invernadero, sumándose a la eficiencia del medio.

Reducir la velocidad del transporte marítimo

Anteriormente, esta empresa trataba de entregar sus mercancías lo antes posible. Sin embargo, desde que han probado la ampliación de un trayecto que antes solía durar tres semanas y ahora un mes, han comprobado que reducen el gasto en combustible y la emisión de gases en un 30%. Este significante ahorro es posible simplemente reduciendo la velocidad de los barcos.

Barco de mercancías en alta mar

Maersk ha podido así mantenerse competitiva en el negocio e incluso bajar los precios de sus tarifas, cosa que los competidores que transportan a máxima velocidad no han podido hacer debido al elevado precio del petróleo. Esta iniciativa demuestra que, cuando se trata de transportar mercancías no perecederas, puede resultar mucho más rentable y beneficioso para el medio ambiente hacerlo a una velocidad más lenta.

Según explicó Soren Stig Nielsen, director de sostenibilidad medioambiental de la compañía, al New York Times, «ésta es una gran oportunidad para reducir el nivel de emisiones sin necesidad de un gran gasto en innovación. Además, transportar a la máxima velocidad es algo económicamente y moralmente cuestionable.«

Evolución de la eficiencia en el transporte marítimo

Pero las iniciativas del transporte marítimo para reducir las emisiones no acaban aquí. La compañía holandesa Cargoshell ha diseñado un contenedor de mercancías que se pliega y pesa un 25% menos que uno convencional. Esta reducción de volumen y peso supone un gran ahorro económico y una reducción considerable de gases efecto invernadero.

Puerto marítimo con contenedores

Estos contenedores tardan sólo 30 segundos en plegarse y desplegarse y están hechos de un material muy aislante, que les permite mantener la temperatura interior. El único inconveniente: su coste.

Los Cargoshell cuestan tres veces más que un contenedor convencional. No obstante, desde la compañía aseguran que en poco tiempo las empresas podrán rentabilizar el gasto extra. Además, este invento mantiene su compromiso con la conservación del medio ambiente.

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest