La generación distribuida es la producción de energía eléctrica por medio de muchas pequeñas fuentes de energía próximas al lugar de consumo.

Entre sus beneficios, están la reducción de las pérdidas en la distribución de energía por la red, la menor necesidad de desarrollar nuevas redes y, en general, una disminución del impacto de las grandes infraestructuras eléctricas en el entorno.

La electricidad producida en estas pequeñas instalaciones renovables podría alcanzar pronto la llamada «paridad de red«, es decir, tendrá un coste similar la electricidad producida con ellas que la que suministra el sistema tradicional. Esto, junto con el recorte de trabas administrativas, será un incentivo al autoconsumo y un reto para el actual sistema eléctrico español.

Nuevo proyecto de generación distribuida

El proyecto supone un paso adelante para que los dueños de pequeñas instalaciones, sobre todo paneles solares en tejados y de potencia no superior a los 100 kW, puedan consumir la energía que producen. Pero no sólo afecta a pequeñas instalaciones fotovoltaicas, como contemplaba el Real Decreto 1663/2000, sino que se amplía a todas las tecnologías renovables.

El proyecto de Real Decreto, además, reduce el tiempo de tramitación de las instalaciones menores de 10 kW a tres meses como máximo. En la actualidad, la tramitación de una instalación en cubierta de pequeñas dimensiones requiere los mismos pasos que una gran cubierta fotovoltaica de 2 MW.

Según la legislación vigente, el productor de una pequeña instalación, tiene que volcar toda la energía que produce a la red y a cambio, recibe una prima. Como novedad, la nueva norma contempla el desarrollo de un procedimiento para fijar el «mecanismo de venta». De esta forma, el particular puede calcular el saldo de energía producida y consumida para avanzar en la autosuficiencia.

Sin embargo, estos cambios no serán repentinos. El proyecto da un plazo de seis meses para el desarrollo de ese «mecanismo de venta» a partir de la aprobación de la nueva norma.

No obstante, es un avance. España seguiría así el ejemplo de otros países europeos en la simplificación de trámites para las instalaciones de poca potencia. En Grecia, desde el pasado verano, los procedimientos para los sistemas solares domésticos se han simplificado con el establecimiento de una ventanilla única, según PV Legal. También se han introducido otras mejoras para las aplicaciones en las islas autónomas y en los edificios históricos. En Eslovenia, desde septiembre de 2010, los sistemas menores de 1 MW ya no requieren la obtención de la licencia de obras.

Escribe un comentario