Ahora que ya sabemos qué es un pellet, y que lo que describe es la forma y el formato de presentar algo, podríamos decir que las aspirinas también son un pellet, aunque no lo conozcamos ni tratemos asi habitualmente.

Efectivamente, en estos momentos se conoce al pellet por unos granulados que se introducen en las estufas diseñadas para tal fin, y producen calor al quemar los tan conocidos pellets. La cuestión es porqué son medioambientalmente sostenibles estas estufas, así como si el ahorro económico que producen es real. Pues bien, este sistema de calefacción es sostenible porque dichos pellets están realizados a base de restos de procesos productivos principales de madera, es decir, de los restos que se producen al convertir un árbol en un bonito aparador para el salón. Durante todo ese proceso, se producen restos y mermas de la materia prima original, el árbol, que se aprovechan para la producción de otros sub-productos como pueden ser los aglomerados y ahora los pellet.

Tecnológicamente el proceso de generación de calor no presenta grandes avances tecnológicos a lo que una tradicional chimenea o cocina calefactora venían haciendo hasta ahora, es decir, cuentan con un serpentín o intercambiador que rodea el hogar donde se produce la combustión de la madera en forma ahora de pellet en vez de troncos de leña, que a su vez está conectado al circuito del agua caliente y de la calefacción, por lo que se conduce así el calor al resto de usos.

Si bien la tecnología en esta parte del proceso no ha sufrido avance alguno, sí lo ha hecho por la parte de la gestión en la alimentación de combustible a la caldera, ya que se han ideado y desarrollado tolvas automatizadas para que un gestor electrónico gestione de forma automática el que la producción de calor esté asegurada a la temperatura programada por el usuario mediante el control de alimentación de la madera en forma de pellet, automatizando así un proceso tradicional de calor, incorporando a un proceso doméstico actividades que ya se desempeñaban en los procesos industriales.

Desde el punto de vista medioambiental efectivamente se trata de un proceso que respeta el medio ambiente, pues se trata de la quema de madera al más puro estilo tradicional que facilita los tradicionales camiones y cortas de leña.

A nivel económico, al tratarse de un proceso cuyo combustible es la madera, y mientras se pueda obtener de sub-productos de otros procesos industriales, su coste seguirá siendo lo suficientemente interesante para invertir en estas tecnología u otra cuya materia prima cumpla los mismos requisitos, como lo que pasa al hueso de aceituna con un alto poder calorífico y que se trata como un subproducto del proceso de elaboración del aceite.

Lo que no podemos pensar es que las estufas de pellet se trata de una innovación tecnológica que ha transformado el mercado, pues no ha ocurrido así todavía, aunque hay países en Europa en dónde la penetración de esta tecnología es muy elevada.

Fuentes: Twenergy /  Flickr / Flickr – Alternative Heat

Author

Escribe un comentario